bergogllio1El arzobispo porteño lanzó duros términos contra la Ciudad de Buenos Aires porque «no llora a sus hijos ni tiene lágrimas de madre».

El arzobispo de la Ciudad de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, acusó a la ciudad de «coimera, vanidosa, casquivana, superficial y compadrita, que no llora a los hijos y no tiene lágrimas de madre», al cumplirse cinco años del incendio del boliche porteño Cromañón, en el que murieron 194 personas.

Bergoglio definió en duros término a la ciudad durante la misa que encabezó en la Catedral metropolitana, colmada por familiares y amigos de las víctimas y sobrevivientes de la tragedia ocurrida el 30 de diciembre de 2004.

Esa noche, apenas iniciado el recital del grupo Callejeros en la discoteca de Bartolomé Mitre y Jean Jaurés, al lado de la estación de trenes de Once, una bengala lanzada dentro del local encendió la mediasombra que pendía del techo y generó una humareda tóxica que mató por asfixia a muchos de los espectadores, en su gran mayoría jóvenes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here