rossi1El ex presidente y el jefe de los diputados del oficialismo tuvieron su primer cruce antes de la elección de junio, cuando Rossi se negó a pactar con Reutemann. Pero en el último mes la tensión fue subiendo. Kirchner no toleró la derrota de la sesión preparatoria, y no quedó conforme con la recorrida que hizo con él en Santa Fe. Como muestra de su aislamiento, el rosarino se ausentó esta semana, y cedió su lugar en la Comisión de Trámite Legislativo.

Lo presienten muchos diputados del kirchnerismo y lo admiten algunos: la comunicación entre el jefe de la bancada oficial Agustín Rossi y Néstor Kirchner, ahora compañero de bloque, está en su peor momento.

Es que en un año difícil, el último mes sólo tuvo momentos ingratos para ambos, sobre todo cuando les tocó estar juntos. Eso hizo difícil dejar en el olvido el fuerte desencuentro que habían tenido al momento de definir las candidaturas de las elecciones de junio.

Aquella vez, Rossi, uno de los soldados más fieles que tuvo Kirchner desde que llegó a la presidencia, se negó a rajatabla a dejar atrás su candidatura para facilitarle el camino a Carlos Reutemann, finalmente triunfante ante el socialista Rubén Giustiniani.

El triunfo afianzó el rol opositor del senador, y lo posicionó mejor que nunca para desplazar a Kirchner del poder en 2011.

Pelearse con Kirchner le significa a Rossi un inmediato desencuentro con sus compañeros de bancada, que dejan de verlo como un canal directo a la Casa Rosada.

Ya sin mayoría y con escasos aliados, como ocurre ahora, el jefe del bloque (cargo que nadie pone en duda) no puede darse ese lujo. También, en este esquema, sus pares empezaron a pedir un cambio en la metodología de trabajo que utilizó hasta el mes pasado, con reuniones de bloque meramente informativas.

Pero desde el 3 de diciembre nada fue igual. Ese día Kirchner debió aceptar, con Rossi al lado, que la oposición defina a gusto las autoridades de la Cámara y el reparto de los lugares de las comisiones.

La versión más repetida en los pasillos del Congreso indica que con toda la oposición con quórum y dispuesta a sesionar, Rossi debió pedirle a la presidenta Cristina Kirchner que interceda para que su esposo acepte bajar al recinto, y ponga la cara ante la derrota.

Habría sido una osadía difícil de aceptar por el santacruceño, quien, para algunos de sus compañeros, sólo irá a las sesiones del año próximo al momento de votar.

Desencuentros

Desde la fatídica noche de la sesión preparatoria el rol de Rossi en el Congreso decreció día a día. No fue él, sino la mendocina Patricia Fadel (ladera del operador de Kirchner, Juan Carlos Mazzón) la que acordó con la Casa Rosada los nombres de los integrantes de las comisiones. La secundó otro santafecino de relación ambivalente con Rossi: Gustavo Marconato.

Marconato es nada menos que el presidente de la Comisión de Presupuesto de Diputados, desde donde hace un año digita acciones con Kirchner como único interlocutor. El procedimiento no cambiará, sólo que ahora no deberá viajar tan seguido a Olivos.

Fuentes del kirchnerismo de Santa Fe contaron a LPO que otro desencuentro entre Rossi y el ex presidente fue cuando éste visitó su provincia. Además de la escasa presencia de intendentes, al patagónico no le gustó la metodología del acto.

“No quedó conforme porque no quiere actos de campaña, con sectores enfrentados. Por es habló hizo un discurso de unos minutos, y un par de días después, en un acto del Movimiento Evita, habló más de una hora”, comparó un kirchnerista santafecino, presente en ese evento.

Cuentan, además, que el jefe de los diputados le avisó a Kirchner del evento sólo unas semanas antes, una forma de arrinconarlo a concurrir, sobre todo si quiere mejorar la pálida imagen que tiene en Santa Fe.

Esta semana Rossi volvió a dejar dudas. Presuntamente por un viaje programado, se ausentó de la reunión de la influyente Comisión de Trámite Legislativo, encargada de definir en destino de los decretos presidenciales.
En su entorno aseguran que directamente renunció a ese lugar. Su lugar fue ocupado por Fadel.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here