El presidente de EE.UU. visitará hoy el estado de Nueva Jersey, convertido en «zona cero» de la tormenta «Sandy» después de que el lunes ésta dejase una estela de muertes y destrucción.

El mandatario estadounidense se reunirá con damnificados e inspeccionará los daños junto con el gobernador republicano de Nueva Jersey, Chris Christie, anunció ayer la Casa Blanca.
Barack Obama también agradecerá a los equipos de emergencia «que arriesgan sus vidas para proteger a sus comunidades», añadió la Casa Blanca.

La tormenta dejó en Nueva Jersey unas 2,4 millones de personas sin suministro eléctrico y extensos daños al sector turístico.

Obama, que canceló actos electorales en tres días consecutivos, incluyendo un viaje previsto para hoy al estado clave de Ohio, visitará Nueva Jersey a seis días de los comicios generales del próximo 6 de noviembre.

El martes, durante una visita no anunciada a la sede de la Cruz Roja en Washington, Obama calificó de «desgarradora» la tormenta «Sandy», y advirtió de que aún hay riesgo de inundaciones y derrumbe del tendido eléctrico.

Asimismo, el mandatario dijo que «no hay excusa para la inacción», por lo que instó a las autoridades a continuar coordinando la respuesta a la tormenta.

En 2005, el entonces presidente republicano, George W. Bush, fue fuertemente criticado por la lenta respuesta de su Gobierno al huracán «Katrina», que anegó la ciudad de Nueva Orleans (Luisiana) y se situó entre los más costosos de la historia de Estados Unidos.

A petición de los gobernadores, Obama declaró los estados de Nueva Jersey y Nueva York como zonas de desastre, algo inusitado porque normalmente las autoridades primero evalúan los daños causados por desastres naturales.

La declaración de desastre permite que ambos estados soliciten de inmediato fondos del Gobierno federal para tareas de limpieza y reconstrucción, vivienda temporal, préstamos con bajas tasas de interés para daños no cubiertos por las aseguradoras, y otros programas de ayuda para individuos y empresarios.

En el caso de Nueva York, la decisión de Obama permitirá la entrega de fondos a damnificados en los condados del Bronx, Kings, Nassau, New York, Richmond, Suffolk y Queens, según despacho de EFE.

En el caso de Nueva Jersey, la ayuda estará disponible para los residentes en los condados de Atlantic, Cape May, Essex, Hudson, Middlesex, Monmouth, Ocean y Union.

Según las autoridades, unos ocho millones de personas en unos 15 estados afectados por «Sandy» permanecían sin servicios de luz en la noche del martes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here