Redrado aseguró que “la caída libre quedó atrás”

redradoEl presidente del Banco Central, Martín Redrado, señaló hoy que «la caída libre quedó atrás, debido a que las responsabilidades de las autoridades estuvieron a la altura de las circunstancias» y destacó el aporte de la entidad en los organismos que coordinan la salida de la crisis internacional.

Redrado resaltó las medidas adoptadas en el país para evitar el impacto local de la crisis global, con las cuales «habremos marcado una bisagra, un cambio positivo para nuestra economía y las futuras generaciones».

Al hablar durante las Jornadas Monetarias y Bancarias 2009, que se desarrollan en la sede del BCRA, Redrado señaló que el mundo marchaba «a una velocidad inusitada hacia el abismo, pero las políticas implementadas hicieron que sólo haya una gran recesión».

Redrado, en su rol de anfitrión, fue el primer expositor del panel que abordó los «efectos de la crisis y las diferentes respuestas de política económica en economías emergentes», junto con el profesor de Finanzas de la Universidad de Harvard y premio Nobel de Economía 1997, el estadounidense Robert Merton.

«La caída libre quedó atrás, debido a que las responsabilidades de las autoridades estuvieron a la altura de las circunstancias», pero no queda «ningún margen para la complacencia, ya que persisten grandes desafíos que requieren atención», advirtió titular de la entidad monetaria argentina.

En el encuentro participan visitantes de 27 países, incluidos directivos de bancos centrales, académicos y autoridades del Fondo Monetario internacional (FMI), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco de Pagos Internacionales de Basilea.

En su tercera alocución pública en diez días, Redrado dijo que «el mundo demanda nuestros conocimientos y nuestra experiencia en el manejo de crisis y revisión de marcos regulatorios».

Mencionó en ese sentido la participación de la Argentina como miembro pleno del Comité de Estabilidad Financiera y el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea.

En el primer caso, el BCRA tiene intervención directa en el Comité de Evaluación de Vulnerabilidades y realizó aportes «en materia de acceso al crédito al sector privado, sustentabilidad de políticas y estrategias de salida de la crisis», dijo el jefe del Central.

Mientras, en Basilea, «elevamos cursos de acción concretos en lo que hace al manejo de liquidez y regulación sobre descalce de monedas, aspecto éste que tanto golpeó al Este europeo», explicó.

El titular del BCRA destacó las medidas instrumentadas en la Argentina «para evitar que se produzca la próxima crisis que cada habitante tiene en su imaginario individual y colectivo (las de 1975, 1982, 1989, 1995 y 2001)».

Defendió en ese marco el «enfoque monetario y financiero para generar redes de liquidez que por primera vez en 30 años nos permitieron asegurar tres bienes públicos: estabilidad monetaria y financiera, y previsibilidad cambiaria».

Redrado consideró también acertada la política de tipo de cambio administrado, «una herramienta útil para nuestro país dada la características de nuestro mercado financiero y que otros países la han adoptado con éxito».

Merton, por su parte, aseguró que en marzo pasado ya comenzó a percibirse una inflexión en la crisis, a partir de la recuperación del precio de los activos en Estados Unidos, el aumento del valor de los préstamos y su condición de «menos riesgosos».

El premio Nobel de Economía 1997 sostuvo que la crisis originada en los países centrales se debió a seis causas estructurales.

Enumeró en ese sentido, la propagación del riesgo crediticio; las carencias en materia de una política de riesgo sistémico; los diferentes impactos entre adquisiciones hostiles y quiebras ordenadas de entidades financieras; las recomendaciones de política sobre gestión de riesgos; las innovaciones financieras; y la falta de controles y regulaciones sobre modelos matemáticos incompletos.

«Hubo tres tendencias en Estados Unidos que tornaron más vulnerable al mercado interno: el alza de los precios de la vivienda; las bajas tasas que alentaron una burbuja accionaria luego del 11 de septiembre (de 2001); y las ganancias de eficiencia que se lograban mediante las refinanciaciones hipotecarias a bajo costo», agregó.

Según Merton, esta situación devino en que el coeficiente de apalancamiento (de endeudamiento) fuera «muy elevado, al punto que esas refinanciaciones hicieron que el riesgo se incrementara en seis veces».

«La próxima vez puede haber una combinación de factores distintos, lo cual obliga a extremar los cuidados», advirtió el economista.

En cuanto a las políticas a adoptar, consideró necesario «aplicar siempre la contabilidad a valores justos», contar con «información apoyada en los mercados de capitales» y crear instancias «que investiguen las quiebras financieras y formulen recomendaciones a las autoridades y a los propios actores del sistema».

En horas de la tarde, el director de Investigaciones Económicas del Fondo Monetario Internacional (FMI), Olivier Blanchard, fue el principal expositor del panel que abordó la «provisión de liquidez global: el rol del dólar y la acumulación de reservas».

El funcionario del FMI dijo que «si bien es mejor tener mayor cantidad de reservas que un número menor» éstas «no se han mostrado lo suficientemente eficientes a la hora de enfrentar los embates» de la crisis.

La acumulación de reservas «es un elemento costoso», consideró Blanchard, para luego enfatizar que -a su criterio- «lo mejor es tener acceso a los créditos contingentes».

Estos créditos -de características similares a las firmadas por Argentina con China y Brasil, y que el FMI acordó con países como México y Colombia- permite a los países acceder con rapidez a esos fondos en caso de enfrentar problemas de liquidez.

Blanchard, ante un auditorio colmado por economistas, banqueros y funcionarios, dijo que las Líneas de Crédito Flexibles (FCL, según su sigla en inglés) dispuestas por el organismo multilateral «son una buena respuesta a las necesidades de liquidez inmediatas» y tienen menores exigencias que otros tipos de ayuda previstos por el organismo.

«Antes se entregaban créditos a cambio de cumplir con ciertas condicionalidades, ahora, se revisa de manera previa la situación de los países que solicitan este tipo de préstamo», explicó.

Las Jornadas Monetarias y Bancarias 2009, convocadas bajo el título `Los países emergentes frente a la crisis: lecciones y desafíos`, contará mañana con la presencia del titular del Banco Central de Francia, Christian Noyer; del funcionario de la Reserva Federal de Nueva York, Tobias Adrian; del vicegobernador del Banco Central de Japón, Kiyohiko Nishimura; de la presidenta del Banco Central de Indonesia, Miranda Goeltom; y del titular del Banco Central de Colombia, José Dario Uribe, entre otros.