El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor José María Arancedo, convocó hoy a los argentinos a «superar el agravio y la descalificación» y «fortalecer la amistad social».

jose maria arancedo1En su mensaje pascual, el arzobispo de Santa Fe subrayó que «los argentinos nos debemos gestos de grandeza y de encuentro, que nos permitan superar el agravio y la descalificación para fortalecer lazos de pertenencia y afecto ciudadano».

Remarcó que este camino «requiere de la ejemplaridad de sus dirigentes como del compromiso de todos sus ciudadanos» y sostuvo que «la docencia del testimonio fortalece la amistad civil y es garantía de un crecimiento inclusivo con equidad y en paz».

«Danos, para ello, Señor, la sabiduría del diálogo, la pasión por la verdad y el compromiso por el bien común. Que la Pascua sea un llamado a la fraternidad y a la esperanza, para amar a todos sin excluir a nadie», expresó Arancedo

Pidió, entonces, privilegiar «a los más pobres», perdonar a los que «ofenden», «aborrecer el odio y construir la paz», al tiempo que remarcó que «la Pascua, también, es un llamado a crear una sociedad más justa y fraterna».

«Deseándoles una Feliz Pascua, pido al Señor que nos acompañe y bendiga como Nación. Este camino requiere de la ejemplaridad de sus dirigentes como del compromiso de todos sus ciudadanos. La docencia del testimonio fortalece la amistad civil y es garantía de un crecimiento inclusivo con equidad y en paz», sostuvo.

Agregó que «la ausencia de amistad civil es un signo de fragilidad que nos aísla y enfrenta» y que «la calidad de vida de las personas está vinculada a la salud de las instituciones de la Constitución».

«La conciencia de esta dimensión enriquece el ejercicio de la política. Ello implica actitudes de respeto y de diálogo, de honestidad y solidaridad, en el marco de la República con su sabio equilibrio institucional y federal», concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here