El secretario general, Anders Fogh Rasmussen explicó que «protegerán a las zonas bajo la amenaza de ataques». También estarán a cargo de los enfrentamientos contra militares en tierra, que hasta ahora venían realizando las fuerzas de la coalición internacional.

La OTAN asumió hoy el control «único» de todas las operaciones sobre Libia, en relevo de Estados Unidos, cuyas fuerzas habían comandado la operación «Odisea del Amanecer», implementada desde el sábado 19 de marzo para proteger a la población civil.

Por su parte, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, rechazó que se arme a los rebeldes. En cambio, el presidente estadounidense, Barack Obama, y el primer ministro británico, David Cameron, defendieron la posibilidad de armar al grueso de la oposición.

Los veintiocho aliados acordaron el domingo pasado las reglas de enfrentamiento y los planes militares para que la OTAN asuma el mando único de todas las operaciones en Libia, incluidos los ataques selectivos contra objetivos militares en tierra, que hasta ahora venían realizando las fuerzas de la coalición internacional.

Las operaciones estarán enmarcadas en lo dispuesto por la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU. Países como Turquía y Países Bajos ya dejaron claro que no participarán en los ataques selectivos en tierra.

El comandante de la operación de la OTAN en Libia, general canadiense Charles Bouchard, dará una conferencia hoy desde el Cuartel General del Mando Conjunto de la Alianza en Nápoles para explicar el traspaso de mando.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here