El fiscal federal Federico Delgado pidió que se le tome declaración indagatoria el recientemente detenido represor Carlos Galián, alias «Pedro Bolita», por el robo de niños nacidos en cautiverio durante la última dictadura, entre ellos el legislador porteño Juan Cabandié.

Mediante un dictamen de una carilla, al que Télam tuvo acceso, el representante del Ministerio Público le reclamó al juez federal Norberto Oyarbide que indague al suboficial naval retirado por el apoderamiento, entre otros, de Cabandié y de Javier Gonzalo Penino Viñas, hijo de Cecilia Viñas.

Delgado recordó que «se encuentra probado que él era quien se encargaba del traslado de los bebés nacidos en cautiverio» en el centro de detención que funcionaba en la Escuela Superior de Mecánica de la Armada (ESMA) junto a Héctor Febrés, quien falleció por ingesta de cianuro poco antes de finalizar el juicio oral en su contra.

«Dicha circunstancia surge de los testimonios de Sara Solarz de Osatinsky y Ana María Martí, quienes manifestaron que él («Bolita») fue el encargado de llevarse con paradero desconocido al hijo de Ana Castro y a la hija de María del Carmen Moyano de Poblete», afirmó el fiscal.

Apuntó que Galián «también separó de los brazos de su madre a al niño que dio a luz Liliana Pereyra, a la hija de Beatriz Siver de Reinhold y a Juan Cabandié (hijo de Alicia Alfonsín de Cabandié)», entre otros apoderamientos de recién nacidos.

En esta oportunidad, Delgado quiere que se indague al recientemente detenido «Bolita» en el marco de la causa 9.243/07 caratulada «Nicolaides, Cristino y otros s/ sustracción de menores» que tramita en el juzgado federal 7, interinamente a cargo de Oyarbide.

El represor -considerado por los sobrevivientes de la ESMA como un suboficial «de máxima confianza» de los oficiales que comandaban ese centro clandestino de detención- fue detenido el 22 de marzo último por el juez federal Sergio Torres, quien le imputa alrededor de 600 delitos de lesa humanidad.

La captura de Galián, de 66 años, se realizó en el domicilio ubicado en Magallanes al 700, de la bonaerense localidad de Ciudadela, que fue allanado por orden del magistrado.

Solamente en la causa que lleva adelante Torres, al represor se lo acusa de más de 600 delitos ya que tenía a su cargo «el traslado de los detenidos al lugar desde el cual se realizaba el despegue de los vuelos de la muerte» y también era el responsable de «la custodia de las mujeres embarazadas que permanecían secuestradas en la ESMA».

La «megacausa ESMA» en la que Torres dispuso la detención de Galián fue reabierta tras la derogación y declaración de «nulidad insalvable» de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, y un tramo de ese expediente está en pleno juicio oral y público con los emblemáticos represores Jorge «el Tigre» Acosta y Alfredo Astiz en los banquillos de los acusados.

En este juicio también son juzgados Juan Azic, Carlos Capdevilla, Ricardo Miguel Cavallo, Julio César Coronel, Adolfo Donda, Juan Carlos Fotea, Manuel García Tallada, Pablo García Velazco, Alberto González, Antonio Pernías, Jorge Radice, Juan Carlos Rolón, Raúl Scheller y Ernesto Weber.

Los represores son juzgados por el tramo de la «megacausa ESMA» conocido como «testimonios A» y por el secuestro y desaparición de las monjas francesa Leonnie Duquet y Alice Domon y el del periodista y escritor Rodolfo Wals.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here