Argentina quiere tener alturaLos integrantes de la Selección evitan pensar en los más de 3.600 metros sobre el nivel del mar de La Paz y aspiran a sumar tres puntos ante Bolivia. Todos siguen la línea de Maradona, quien había dicho que «la altura no es nuestro rival».Los integrantes del seleccionado argentino de fútbol, siguiendo el discurso de su entrenador, Diego Maradona, no pusieron énfasis esta vez en el tema de la altura y todos aseguraron que aspiran a poder vencer a Bolivia, en La Paz.

“En Bolivia hay que sacar otros tres puntos. La gente se ilusiona con la calidad de jugadores que hay en la Selección y creo que podemos aspirar a lo que sea”, manifestó Sergio Agüero.

Todos los jugadores argentinos sueñan con llevarse los tres puntos en los más de 3.600 metros de altura de La Paz.

En las eliminatorias anteriores siempre se llegaba al choque ante Bolivia con la ilusión de conseguir un empate y todos remarcaban lo complicado que era jugar en el estadio Hernando Siles.

Pero en la previa al partido de mañana nadie hizo referencias contra la altura y todos mantuvieron el mismo discurso, el de volver de La Paz con tres puntos fundamentales pensando en la clasificación para el mundial de Sudáfrica 2010.

“Seguro que el triunfo contra Venezuela nos da mucho más ánimo para el partido contra Bolivia. Nosotros queremos ir y ganar”, expresó Fernando Gago.

“El rival es Bolivia y no altura”, dijo Maradona, como para que sus dirigidos entiendan el mensaje y al menos desde lo mediático lo asimilaron de la mejor manera, porque nadie habló de mareos, nauseas, falta de aire, cosas que suceden apenas se baja en el aeropuerto de El Alto, que está ubicado a más de cuatro mil metros de altura.

Más allá de los dichos de los jugadores, la altura se siente y mucho, porque la falta de oxígeno complica, hace doler la cabeza y después llega el resto de los síntomas.

Por eso el equipo de Maradona deberá ser inteligente, tratar de manejar la pelota, jugar con la desesperación de Bolivia, conjunto al que no le queda otra que ganar para no despedirse rápido de las chances de clasificar al mundial.

Para eso deberá hacer circular la pelota, no exigir a los delanteros a piques constantes porque eso ahoga y provoca desazón.

Alguna vez Daniel Passarella dijo que en la altura la pelota no doblaba, pero después de su paso por el seleccionado argentino en La Paz todo salió muy bien.

Hace doce años, un dos de abril de 1997, el seleccionado argentino perdía por última vez en La Paz, 2-1, el día del papelón con Julio Cruz, quien apareció con un corte en la cara, que luego se comprobó que no se lo habían provocado en la cancha, como denunciaba en ese momento Passarella.

Pero después de eso vino el empate en tres, con Marcelo Bielsa y el recordado agónico gol de Juan Pablo Sorín y luego el triunfo del equipo de José Pekerman, con tantos marcados por Luciano Figueroa y Luciano Galletti.

“Estamos preparados para jugar en La Paz. Vamos a ir a buscar los tres puntos”, dijo Javier Zanetti, manteniendo lo mismo que sus compañeros.

La presencia de Maradona, el envión anímico que significó la buena actuación ante Venezuela también ilusiona al equipo argentino, que no le teme a la altura y que se quiere acercar más a la clasificación al mundial de Sudáfrica 2010.

(telam)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here