Objeto de polémica y burlas por su confuso diseño, y negado por su propio creador, el símbolo con el que la capital española aspira a ser elegida como sede para el máximo evento deportivo mundial es ahora acusado de plagio.

 

El pelémico logo y la similitud con la corona del controvertido muñeco "gay"

 

Desde que se dio a conocer el lunes, la imagen se ganó un sinfín de críticas. En las redes sociales y en la prensa local, se destacó que es muy confusa -parece decir «Madrid 20020», en lugar de «2020»- y está mal acentuada. Ante las burlas, su autor, un joven que ganó 6 mil euros al ser su diseño elegido por el Comité Olímpico local (COE), indicó que aunque se mantuvo su idea, su dibujo recibió muchos retoques. «Prefiero que se sepa que es mi idea pero no mi logotipo; no es mi diseño», dijo.

Este martes, el presidente del Comité, Alejandro Blanco, se vio obligado a dar explicaciones. «El logo ha creado expectación en algunos casos y confusión en otros. Como todo cuando sale, tiene admiradores y detractores, no hay que sacar las cosas de quicio», dijo.

«Yo creo que es un logo atractivo, un logo que llama la atención», se defendió. «Para algunos es ‘Madrid 20’ y para otros, ‘20020’; aunque no sé cómo puede ver la gente estas cosas», dijo en declaraciones recogidas por el diario español ABC.

Aseguró, además, que ese será el logo que acompañe la campaña de la ciudad -que compite con Roma, Tokio, Baku, Estambul y Doha-, aunque admitió que aún «hay tiempo para hacer modificaciones».

Mientras en Twitter y Facebook se multiplicaban las bromas (el tema fue trending topic el lunes), llegó la primera acusación de plagio contra el logo. Al menos, la primera formal, ya que entre las críticas en Internet se había apuntado la similitud con el de la cadena de TV estadounidense NBC.

Según el diario El Mundo, la empresa Macaisa, que fabrica las «primeras mascotas gays del mundo», señaló que se han copiado del dibujo de sus muñecos, que fueron dados a conocer la semana pasada en la fiesta de Turismo de Madrid Fitur.

«La estructura, el diseño y los colores son los mismos que los de nuestros muñecos», dijo a ese periódico un vocero de la compañía. Nos han llamado de varios sitios del mundo hoy, como de Londres o Brasil, para decirnos que el logo olímpico era igual que el nuestro», acotó.

El presunto plagio sería con el pelo de los muñecos Gayskelly y Spaggayti, cuya forma y colores se asemejan al símbolo. Curiosamente, en las imágenes promocionales, estos aparecen en la Puerta de Alcalá, el monumento en el que se inspiró el diseñador de Madrid 2020.

«Estamos convencidos de que este parecido es una afortunada coincidencia, que en todo caso tan sólo puede ser positiva para el proyecto de lanzamiento de las mascotas Gayskelly y Spaggaytti, cuyo objetivo es hacer un giño a la diversidad y la normalización, algo que encaja perfectamente con el espíritu de unos Juegos Olímpicos», dijo la empresa en comunicado.

Quien encontró esta controversia como algo positivo fue el ministro de Justicia y ex alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, quien señaló que la polémica es buena porque le da más visibilidad a la campaña.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here