El valor de la entrada será dos veces la apuesta mínima de la ruleta.

Este martes, la Cámara de Senadores de la Provincia dió sanción definitiva a un proyecto de ley, enviado por el Poder Ejecutivo, a través del cual se establece un “Impuesto solidario educativo» a los casinos estatales y privados que funcionen en Mendoza.

De acuerdo con la ley, el importe al valor de ingreso será equivalente el valor de dos veces la apuesta minima en una mesa de ruleta de juego vivo que será establecido por el Instituto de Juegos y Casinos, la que deberá ser notificada a todos los casinos que funcionen en la provincia.

El dinero recaudado tiene como único destinatario la Dirección General de Escuelas, específicamente para la construcción de salas de 4 años, aunque también prevé la compra de equipamiento informático.

Técnicamente el fondo se constituirá con el descuento del 5% de los premios pagados en los tragamonedas de todos los casinos estatales y privados de la provincia. Pero sacar la cuenta es algo más complejo. El cálculo se sacará no sobre todas las moneditas que entregan a los apostadores las máquinas, sino en base a una proporción de ganancia pura, es decir restando el “rejuego” que hacen los apostadores.

Según los cálculos del Instituto de Juegos y Casinos, el promedio de ganancias pura que entrega cada máquina  a los apostadores es del 6% de las devoluciones.

Entonces el 5% correspondiente al fondo destinado a la DGE se sacará tomando ese parámetro. En concreto, son unos 30 centavos por cada 100 pesos de fichas que devuelven las máquinas. La ecuación es enredada, pero la cifra resultante no es despreciable.

Es que en Mendoza hay 15 casinos con tragamonedas. Sólo los casinos oficiales tienen 1.320 máquinas, incluidos los anexos departamentales y la sala central de Brasil y San Martín.

Para tener una idea de los volúmenes de dinero que manejan los casinos, alcanza con ver  los datos de ingresos de cada máquina tragamonedas. Según figura en las rendiciones de cuentas de la Ley de Responsabilidad Fiscal, ingresan alrededor de 180 millones de pesos anuales por los tragamonedas de los casinos oficiales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here