Rubén Miranda, el intendente lasherino se retiró del búnker justicialista al conocer la noticia.

Llamó la atención que el intendente de la comuna de Las Heras y titular del PJ, Rubén Miranda, no estuviera el domingo a la noche en los festejos de la consagración de la fórmula de Francisco Paco Pérez y Carlos Ciurca. Preguntaron por él varias veces en el hotel Báltico, porque estaba en el centro de cómputos, pero la respuesta de los militantes no tardó en llegar: «Acaban de asaltar a sus hijos y a un sobrina en su casa de calle Sargento Cabral». Miranda dejó de participar en la interna peronista cuando fue notificado del robo y se fue a su propiedad con su mujer, para contener a sus hijos después del violento hecho que sufrieron a las 20:00 hs.

Dos delincuentes se llevaron varios objetos de valor, cheques y documentos personales del intendente después de amenazar a las víctimas con armas.

El episodio sucedió cuando los tres adolescentes, quienes salían de la casa ubicada en Sargento Cabral al 1200, fueron abordados por dos malvivientes que llevaban armas de fuego. Los jóvenes, dos hijos del jefe comunal y una prima, activaban la alarma de seguridad cuando aparecieron los asaltantes que llevaban radio Nextel y se comunicaban con un cómplice que no estaba muy lejos de la escena.

Los malvivientes obligaron a los menores a abrir la reja perimetral y les exigieron que desactivaran el sistema de seguridad. Una de las víctimas, hija del intendente, que conocía el código, apagó la alarma, y los malvivientes los forzaron a que se metieran en una de las habitaciones.

En ese momento, los asaltantes comenzaron a revisar toda la propiedad en busca de objetos de valor. Así fue que dieron con una notebook, un celular del cacique comunal, una chequera y documentos.

Miranda y su esposa, Liliana, confirmaron el hecho.

Los ladrones, cuando ingresaron, estuvieron quince largos minutos y, en ese lapso de tiempo, se hicieron con los primeros objetos que tenían a su alcance, sin golpear o intentar hacerles algo a los chicos. «Estuvieron 15 minutos y se llevaron lo que tenían a mano. Se robaron una notebook, una cámara digital y otros elementos de valor», señaló la mujer del intendente. Por su parte, uno de los hijos, quien se encontraba a su lado en la puerta de la propiedad, contó que los malvivientes no les hicieron nada.

En un angustioso escenario, los delincuentes se dieron a la fuga con los elementos sustraídos, y las víctimas dieron aviso a sus padres de lo que les había pasado.

Al mismo tiempo, el titular del PJ informó al 911 y, rápidamente, varias patrullas llegaron hasta la escena. Lo mismo hicieron la fiscal de turno y Policía Científica, que comenzó a buscar huellas.

Miranda sostuvo que vive en la casa de calle Sargento Cabral desde 1994 y que nunca había sido víctima de un robo similar al del domingo. «Esa casa era de mi suegro, y la zona es tranquila. Es más, jamás pedí seguridad ni quiero tenerla. La inseguridad es algo con que se vive cotidianamente y es una problemática que tenemos que resolver», añadió.

Por último, explicó que su familia se encontraba bien, a pesar del traumático hecho que sufrieron el domingo a la noche.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here