Se suicidó la ex Gran Hermano, Rocío Gancedo

A los 29 años la modelo y ex participante de GranHermano se quitó la vida este miércoles al mediodía. Sufría depresión y cinco días antes había hecho una llamativa publicación en su cuenta de Instagram.

Gancedo tenía 29 años y vivía sola en un edificio del barrio de Palermo, ubicado en la calle Báez al 200. Se arrojó desde un quinto piso y hacia la vía pública desde el balcón. La policía informó que su cuerpo sin vida cayó sobre una moto que estaba estacionada en la calle, sin ocupantes.

El parte oficial de la Policía:

«Suicidio en el lugar Báez 200, domicilio en el que vivía sola la señorita Rocío Gancedo. Ella se arrojó a la vía pública desde el balcón, cayendo en la vereda y pegando parte del cuerpo sobre una moto. En consulta con fiscalía, dispuso custodia en el lugar y concurrencia del gabinete de criminalística”.

Hace un tiempo la rubia se había alejado de los medios para acercarse a la religión. «Empecé a ir a la iglesia donde está Bernardo Stamateas. Gracias a él comencé este camino de fe, donde conocí a Jesús, conocí a Dios, y la verdad que me transformó. Miro videos míos de YouTube y digo: ‘¡No puedo ser la misma!'», contó meses atrás, sobre su nueva búsqueda.

Este año la ex Gran Hermano se internó de manera voluntaria en una clínica psiquiátrica debido a una fuerte depresión, a raíz de la muerte de su papá. Tras un mes en el hospital, fue dada de alta y siguió con un tratamiento ambulatorio.

Durante los primeros tiempos se la vio renovada, con Zoe, su nueva mascota y compañía. También regresó a uno de sus viejos amores: la pintura.

A días de haber recibido el alta, la modelo contó en Intrusos que había sido abusada cuando era chica: «Mi mamá me mandaba a jugar a la casa de una amiga de ella, que tenía una hija que tenía 15 años. Esa chica ya tenía novio, todo, ya estaba desarrollada, pero era menor como yo. Esta chica se aprovechaba de mí. Me hacía… No lo voy a contar», dijo entre lágrimas en abril de este año.

Gancedo se hizo conocida en los medios por participar de la edición 2011 de Gran Hermano. Tras catorce días de encierro, la modelo fue la primera eliminada de la casa y luego reingresó gracias a un repechaje. A los nueve días se fue de la casa por decisión propia.