San Lorenzo tuvo ratos de buen fútbol, y gracias a dos centros impecables de Romagnoli, se llevó el triunfo por 3-1 frente a un All Boys que terminó con nueve. El Ciclón suma ocho puntos, sigue invicto, y se prende en la lucha por el título.
El buen momento de All Boys fue demasiado corto como para ganar el partido, y San Lorenzo se aprovechó. El Ciclón tuvo ráfagas de buen fútbol comandadas por la derecha de Leandro Romagnoli, y con eso le alcanzó para llevarse el juego por 3-1 y festejar la victoria.
El golpe en la rodilla que sufrió Placente, cuando apenas iban 10 minutos, iba a ser determinante para el resto del encuentro. Ahí, Ramón Díaz se la jugó por el ingreso del Pipi que, sin estar en su plenitud, demostró su calidad con exquisitas asistencias. A pesar de semejantes elogios para el enganche, el primer gol llegó tras una contra letal que Menseguez supo aprovechar y definir para poner el 1-0.
Ya algunos minutos después, con All Boys más prendido en ofensiva, apareció la derecha impecable de Romagnoli, para ponerle la pelota en la cabeza a Pereyra, y que él volante le rompa la red a Cambiasso. Todo parecía controlado, pero al minuto, Meza derribó en el área a Ereros, y Matos cambió penal por gol, para asustar a la tribuna azulgrana. Pero todo quedó en eso, en un simple susto, ya que de nuevo el Pipi tomó las riendas, y haciéndose cargo de la pelota parada, puso un tiro libre en la saviola de Tula, que la acomodó al costadito del arco del Albo, sellando el 3-1 final.
Con este nuevo triunfo, el Falcon de Ramón parece haber encontrado el camino, y se mantiene en la pelea. Con ocho puntos, y todavía invicto, sueña con estar entre los que aspiran al título. All Boys, en cambio, siempre aparenta más, y termina con poco. Por ahora, apenas un triunfo en cuatro presentaciones, y más promesas que certezas

San Lorenzo tuvo ratos de buen fútbol, y gracias a dos centros impecables de Romagnoli, se llevó el triunfo por 3-1 frente a un All Boys que terminó con nueve. El Ciclón suma ocho puntos, sigue invicto, y se prende en la lucha por el título.
El buen momento de All Boys fue demasiado corto como para ganar el partido, y San Lorenzo se aprovechó. El Ciclón tuvo ráfagas de buen fútbol comandadas por la derecha de Leandro Romagnoli, y con eso le alcanzó para llevarse el juego por 3-1 y festejar la victoria.
El golpe en la rodilla que sufrió Placente, cuando apenas iban 10 minutos, iba a ser determinante para el resto del encuentro. Ahí, Ramón Díaz se la jugó por el ingreso del Pipi que, sin estar en su plenitud, demostró su calidad con exquisitas asistencias. A pesar de semejantes elogios para el enganche, el primer gol llegó tras una contra letal que Menseguez supo aprovechar y definir para poner el 1-0.
Ya algunos minutos después, con All Boys más prendido en ofensiva, apareció la derecha impecable de Romagnoli, para ponerle la pelota en la cabeza a Pereyra, y que él volante le rompa la red a Cambiasso. Todo parecía controlado, pero al minuto, Meza derribó en el área a Ereros, y Matos cambió penal por gol, para asustar a la tribuna azulgrana. Pero todo quedó en eso, en un simple susto, ya que de nuevo el Pipi tomó las riendas, y haciéndose cargo de la pelota parada, puso un tiro libre en la saviola de Tula, que la acomodó al costadito del arco del Albo, sellando el 3-1 final.
Con este nuevo triunfo, el Falcon de Ramón parece haber encontrado el camino, y se mantiene en la pelea. Con ocho puntos, y todavía invicto, sueña con estar entre los que aspiran al título. All Boys, en cambio, siempre aparenta más, y termina con poco. Por ahora, apenas un triunfo en cuatro presentaciones, y más promesas que certezas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here