Colón sonreía con el gol de Damián Díaz, pero se quedó con ¡nueve! por las rojas a Ledesma y Bellone… Godoy Cruz perdió a Curbelo (también expulsado) y levantó después del gol de Jairo Castillo. El Tomba fue una ráfaga: Ramírez y Salinas también gritaron. El Tomba sueña con la Libertadores.
La pelota en manos de Godoy Cruz, pero el puñal en la zurda de Damián Díaz. La explicación de la ventaja de Colón encontraba su justificación exacta en la explosión del enganche y el aluvión de jugadas claras (un mano a mano de Higuaín y un disparo al ángulo de Fuertes) que el Sabalero había tenido promediando los 30′ del primer tiempo.
Una victoria necesaria, la primera en el campeonato, que representaba una almohada para que Mohamed descansara su nuca cargada de estrés futbolístico. Pero sólo diez minutos se alejaron las preocupaciones de la cabeza del técnico sabalero. Sólo diez minutitos, ya que Ledesma, tontamente expulsado, le dio trabajo doble al pibe Bellone para la contención.
Eso, sumado al planchazo que el juvenil le pegó a los 2′ del segundo tiempo a Olmedo, hizo que Colón, ya con dos menos, tuviese que arreglárselas como pudo para defender la victoria. Y no le costó demasiado ante un Tomba que fue blandito, que estuvo en un eterno letargo, hasta que Jairo Castillo se elevó para clavar el empate.
Ahí, no en las dos expulsiones, sino en el gol del colombiano, estuvo el punto de inflexión del partido. Porque, sin ir más lejos, el que había tenido la más clara en el segundo tiempo era el Sabalero (escapada de Moreno y Fabianesi y centro que Curbelo le sacó a Fuertes cuando se relamía). Después, con el lomo a salvo gracias al grito de Ramírez, fue fiesta. Salinas metió el tercero y, mientras Mohamed no tenía consuelo, Asad festejó con un vino dulzón. Y sueña con la Libertadores..

Colón sonreía con el gol de Damián Díaz, pero se quedó con ¡nueve! por las rojas a Ledesma y Bellone… Godoy Cruz perdió a Curbelo (también expulsado) y levantó después del gol de Jairo Castillo. El Tomba fue una ráfaga: Ramírez y Salinas también gritaron. El Tomba sueña con la Libertadores.
La pelota en manos de Godoy Cruz, pero el puñal en la zurda de Damián Díaz. La explicación de la ventaja de Colón encontraba su justificación exacta en la explosión del enganche y el aluvión de jugadas claras (un mano a mano de Higuaín y un disparo al ángulo de Fuertes) que el Sabalero había tenido promediando los 30′ del primer tiempo.
Una victoria necesaria, la primera en el campeonato, que representaba una almohada para que Mohamed descansara su nuca cargada de estrés futbolístico. Pero sólo diez minutos se alejaron las preocupaciones de la cabeza del técnico sabalero. Sólo diez minutitos, ya que Ledesma, tontamente expulsado, le dio trabajo doble al pibe Bellone para la contención.
Eso, sumado al planchazo que el juvenil le pegó a los 2′ del segundo tiempo a Olmedo, hizo que Colón, ya con dos menos, tuviese que arreglárselas como pudo para defender la victoria. Y no le costó demasiado ante un Tomba que fue blandito, que estuvo en un eterno letargo, hasta que Jairo Castillo se elevó para clavar el empate.
Ahí, no en las dos expulsiones, sino en el gol del colombiano, estuvo el punto de inflexión del partido. Porque, sin ir más lejos, el que había tenido la más clara en el segundo tiempo era el Sabalero (escapada de Moreno y Fabianesi y centro que Curbelo le sacó a Fuertes cuando se relamía). Después, con el lomo a salvo gracias al grito de Ramírez, fue fiesta. Salinas metió el tercero y, mientras Mohamed no tenía consuelo, Asad festejó con un vino dulzón. Y sueña con la Libertadores..

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here