Balearon a testigo de Jehová y murió por sus creencias

Archivo.
Archivo.
Archivo.

En la localidad bonaerense de Villa Pineral, cuatro ladrones mataron a tiros a un asistente de un contador, de 57 años, al pretender robarle la camioneta. El individuo, gravemente herido, debió ser trasladado de urgencia a un hospital, pero los médicos no pudieron llevarle a cabo una transfusión de sangre, lo que le provocó la muerte.

La localidad bonaerense de Villa Pineral, en el partido de Tres de Febrero, se convirtió en escenario de un tremendo suceso, ya que 4 malvivientes asesinaron a balazos a un hombre de 57 años, que se desempeñaba como asistente de un contador, al pretender apoderarse de la camioneta del trabajador.

El individuo, tras ser atacado por la banda, tuvo que ser trasladado de urgencia a un centro asistencial, pero los médicos del lugar no pudieron llevarle a cabo transfusiones de sangre debido a su condición de testigo de Jehová, lo que provocó que el paciente muriera a raíz de sus graves heridas. Pesquisas policiales tratan de averiguar el paradero de los peligrosos criminales. Los voceros revelaron que la infortunada víctima fue identificada como José Alberto López, de 57 años.

Trascendió que el hecho se produjo cuando el hombre, que se desempeñaba como asistente en un estudio de contable que está instalado en el cruce de Bartolomé Mitre y Suipacha, en el microcentro porteño, arribó a su finca, situada en Directorio al 3.200, en Villa Pineral.

El damnificado, en esos momentos, se hallaba al volante de una camioneta Ford EcoSport negra, patente AA 067 KK, oportunidad en la que fue interceptado frente a esa vivienda por 4 asaltantes, quienes se desplazaban a bordo de un Ford Fiesta Kinetic azul.

Uno de los marginales bajó del rodado y, con una pistola 9 milímetros, se aproximó a la camioneta, ocasión en la que amenazó a López, exigiéndole la entrega del vehículo.

No hubo resistencia

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, el trabajador movió sus manos para desabrocharse el cinturón de seguridad, pero el delincuente interpretó este accionar como un acto de resistencia y, por esta razón, no dudó en dispararle un balazo a escasa distancia, que atravesó la ventanilla del lado del conductor. El proyectil impactó en la región intercostal izquierda de López y le afectó los pulmones. Los asaltantes se dieron a la fuga rápidamente en el Ford Fiesta Kinetic y se escondieron en las calles del humilde vecindario.

Momentos después López tuvo que ser llevado al Hospital Ramón Carrillo, en Ciudadela. El personal médico de dicho centro asistencial se dispuso a efectuarle a la víctima, entre otros tratamientos, varias transfusiones de sangre, destinadas a salvarle la vida. Sin embargo, según dijeron las autoridades de la Justicia, los facultativos no pudieron atender debidamente a la víctima por ser miembro de los Testigos de Jehová.

Versiones sostienen que, los familiares del paciente, a instancias de los profesionales del centro de salud, habrían firmado una documentación que acreditaba que los médicos no habían sido autorizados a practicarle la correspondiente asistencia al hombre agredido por los delincuentes.

A su vez pesquisas policiales destinados en la comisaría de Villa Pineral (4a de Tres de Febrero) realizan diferentes procedimientos en la zona con el objetivo de averiguar el paradero de los responsables del asesinato, que se presume estarían escondidos en alguna villa de emergencia, ubicada en el noroeste del conurbano provincial.

Intervinieron en la causa, que fue caratulada «Homicidio», los integrantes de la Unidad Funcional Nº 10 del departamento judicial de San Martín.

Los testigos de Jehová no aceptan las transfusiones de tejido hemático por cuestiones religiosas, ya que argumentan que tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento se les ordena abstenerse de la sangre. Esta creencia ha provocado varios debates en la sociedad.