El ex ministro de Economía de la última dictadura militar José Alfredo Martínez de Hoz sufrió hoy un nuevo revés judicial al dictaminar el fiscal general ante la Cámara Federal, Germán Moldes, que se rechace un planteo de nulidad del procesamiento del detenido ex funcionario.

En un escrito presentado ante la Cámara, los abogados de Martínez de Hoz apelaron el procesamiento, con prisión preventiva, que le dictó el 4 de mayo último el juez Norberto Oyarbide y también plantearon la nulidad de esa resolución pidiendo que la causa se retrotraiga a 1988 cuando le fue dictada la «falta de mérito”.

En esta causa, en la que se investiga el secuestro de los empresarios Federico y Miguel Gutheim (padre e hijo) para obligarlos a realizar determinadas operaciones comerciales que interesaban al equipo económico de la última dictadura, Martínez de Hoz gozaba una momentánea «falta de mérito” dictada en julio de 1988 sin que su situación procesal fuese resuelta.

El posterior indulto dictado por el ex presidente Carlos Menem hizo que la causa se archivase aunque al declararse la nulidad del perdón presidencial, el expediente se reabrió y el juez Oyarbide dictó el procesamiento y prisión preventiva de Martínez de Hoz, pero la defensa argumentó que ese pronunciamiento era «nulo”.

Los letrados del ex ministro de Jorge Rafael Videla argumentaban que, desde aquel fallo de la Cámara hasta el presente, no había elementos nuevos en el expediente que justificasen el procesamiento, sin embargo Moldes rebatió esa hipótesis con palabras de los defensores cuando pidieron su sobreseimiento.

En esa ocasión, los letrados reconocieron la existencia de «probanzas acumuladas” y las «agregadas con posterioridad” a la revocatoria de su prisión preventiva dictada hace más de 22 años lo que llevó a Moldes a apuntar, en su dictamen de cuatro carillas, al que Télam tuvo acceso, que «no encuentro datos objetivos que permitan sostener lo esgrimido por la defensa”.

«La actuación (de Oyarbide) no ha generado perjuicio al procesado”, sostuvo el fiscal general, quien apuntó que «seguramente lo que decidió (el magistrado) no es del agrado de su defensa, pero en lo estrictamente procesal hay que reconocer que el juez actuó con solvencia y apego a la ley”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here