La ministra de la Corte, que se jubila en dos días, hizo un balance de sus 26 años en el tribunal

Con el retiro encima, la juez Aída Kemelmajer de Carlucci criticó el accionar del gremio judicial y cargó contra la medida de fuerza que paralizó a la Justicia durante cuatro semanas. “Es una huelga salvaje y desgraciada”, afirmó quien hasta el viernes será miembro de la Suprema Corte de Justicia.

Durante una larga entrevista  que la magistrada concedió al programa radial Conexión Local, que se emite por Radio Del Plata,  Kemelmajer repasó los casos más resonantes en los que le tocó intervenir en sus 26 años de gestión, criticó al Gobierno de Celso Jaque por haberle otorgado el presupuesto porcentualmente más bajo que a ella le tocó administrar y adelantó que continuará ejerciendo en la Facultad de Derecho de la UNCuyo.

“No me hubiese gustado irme así. Esta una huelga desgraciada, aunque en el tiempo en el que he estado en el Tribunal hemos tenido otras huelgas como esta, que yo llamo salvajes”, afirmó la todavía magistrada provincial.

Además, Kemelmajer opinó que los empleados judiciales deberán sufrir los descuentos. “Lo que nosotros hemos resuelto y que es válido para todos los poderes del Estado son los descuentos de los días no trabajados, porque usted tiene derecho a cobrar cuando trabaja. Esta es una jurisprudencia que la hemos implementado para otros empleados del Estado”, argumentó.

Sin embargo, la suprema reconoció que el presupuesto del Poder Judicial es insuficiente. “En los 26 años que llevo en el cuerpo, ningún gobernador envió a la Legislatura el presupuesto que armó la Corte. Pero además, esta pauta de gastos es la porcentualmente más baja desde que estoy en la función pública”, completó Kemelmajer.

En otro tramo de la charla, la magistrada repasó su trayectoria y las “deudas pendientes” de su participación en el cuerpo. “Hemos hecho cosas con alguna significación, como por ejemplo la creación de los tribunales de Familia que no existían cuando yo llegué, que le permiten tener a Mendoza una Justicia especializada”, destacó.

Sobre esto, la magistrada afirmó que “estamos trabajando por tener una ley provincial de niñez y adolescencia que se adecue a la ley nacional”, aspecto en el que admitió la falta de coordinación con otros poderes del Estado. “Hemos trabajado en protocolos para articular con el Ejecutivo, pero todavía falta mucho”, agregó Kemelmajer.

Respecto del perfil del postulante que le gustaría que la reemplace en la Corte, la jueza confió que “no me gustaría que llegue un hombre directamente de la política. Considero que un juez de la corte debe tener antecedentes académicos y judiciales”.

La charla radial también abordó cuestiones culturales, como la alta judicialización que tiene Mendoza en relación con el país. “No hay una cultura para la resolución de los conflictos en forma alternativa a la Justicia. Eso proviene mucho de la educación que imparten las universidades. Los profesores preparamos a los alumnos para el litigio y no para la resolución amigable”, se lamentó Kemelmajer.

“Desde la Corte hemos trabajado muchísimo en los medios alternativos de resolución de conflictos. Por ejemplo, fuimos pioneros en materia de mediación familiar y la hemos extendido a otros ámbitos. Pero estamos acostumbrados a que en los conflictos siempre hay un tercero que está por arriba de las dos partes y que tiene la autoridad para definir el pleito”, completó.

Por último, Kemelmajer reconoció el “desprestigio” que tienen los Tribunales y responsabilizó de eso a que “la gente conoce la patología y no la vida cotidiana de todas las cosas que se hacen bien en la Justicia. Por eso hay que seguir trabajando para abrir el Poder Judicial a los ciudadanos”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here