Descartan la existencia de infectados en la Ciudad

Los médicos desestimaron que una joven que estaba en el Sanatorio Güemes padezca la enfermedad. En tanto, hay 21 personas internadas en la capital cordobesa y un matrimonio y su hija fueron aislados por posibles síntomas tras volver de México.

Las autoridades del Sanatorio Güemes, del barrio porteño de Palermo, confirmaron hoy que no hay ninguna persona internada en ese centro de salud con gripe porcina.

El director médico, Héctor Pezzella, precisó este mediodía a través de un comunicado que «no hay ningún caso confirmado de Influenza porcina en el Sanatorio Güemes».

Asimismo, sostuvo que en la institución se tomaron «las medidas de prevención necesarias y basadas en protocolos de la Organización Mundial de la Salud ante la probable llegada de casos de influenza porcina a nuestra institución».

Así es como hoy se podía observar al personal de atención al público, seguridad y maestranza realizar sus trabajos con barbijos por «una resolución del Ministerio de Salud», indicó el vocero de la institución.

En tanto, por la mañana, ante las versiones periodísticas de que en ese centro de salud había tres personas internadas sospechadas de gripe porcina, el vocero descartó que una de esas personas, una camarera de 19 años perteneciente al gremio gastronómico, padezca la enfermedad.

A su vez, confirmó que «hay varios pacientes aislados por distintas patologías, como sucede en todos los hospitales, lo que no significa que sean sospechados de tener gripe porcina».

El comunicado también expresó que «las expresiones televisivas vertidas por una persona que se presentó como auditora del Sanatorio, no son certeras y que la misma no forma parte del personal del Sanatorio Güemes».

En tanto, un total de 24 personas permanecían en observación en la ciudad de Córdoba, ante la posibilidad de que padezcan gripe porcina.

El subdirector del Hospital Rawson de esa localidad informó que en ese centro de salud hay 21 personas internadas y precisó que 17 presentan «síntomas respiratorios».

No obstante, Díaz aclaró que todavía «no podemos hablar de casos sospechosos, sino de personas que han consultado» después de arribar de la zona epidémica.

Además, un matrimonio y su hija que llegaron hace cuatro días desde México permanecían en aislamiento domiciliario, con síntomas sospechosos que podrían ser compatibles con esa enfermedad.

Estos pacientes son controlados en su domicilio y tienen síntomas de fiebre o gripe que no revisten mayor gravedad, aunque estuvieron en México.

Por su parte, el matrimonio mendocino sospechado de haber contraído gripe porcina tras arribar de México se encontraba bien, según el parte médico de ayer, mientras se espera conocer los próximos días el resultado de los estudios que determinen la existencia o no de la enfermedad, informaron fuentes médicas.

(Telam)