Antes de su alegato, el abogado defensor del padre Grassi reiteró su inocencia

Daniel Cabo destacó la «falsedad» de todos los testimonios de los demandantes. Mientras tanto, en las puertas de los tribunales de Morón hubo gritos, corridas y forcejeos entre dos grupos antagónicos.

Daniel Cabo, el defensor de Julio César Grassi, reiteró esta mañana al ingresar a los tribunales de Morón que el sacerdote es inocente y que los testimonios de los denunciantes son falsos.

Cabo, que inicia su primer día de alegato, afirmó frente a los tribunales que vino «a defender a Grassi porque es inocente» y porque «los testimonios de los denunciantes son falsos de toda falsedad».

Además, en los momentos previos a la audiencia, fuera del edificio se produjeron algunos gritos, corridas y forcejeos entre dos grupos antagónicos.

Uno integrado por seguidores de Grassi, pertenecientes al barrio Obligado de Hurlingham y otro constituido por evangelistas que se manifiestan contra el celibato y contra el abuso sexual de menores por parte de los sacerdotes.

(Telam)