Todas las ilusiones están centradas en que la Nación acepte su propuesta o, al menos, abra paso al debate para cambiar la distribución de recursos federales, que hoy ahoga a casi todas las provincias y las deja al borde del desfinanciamiento.
Celso Jaque partió anoche cerca de las 20 en un vuelo de línea regular para participar en el almuerzo al que fueron citados los mandatarios justicialistas y otros afines, como la fueguina Fabiana Ríos. El encuentro ya despertó las primeras críticas, porque si bien Jaque había adelantado el viernes que Hermes Binner estaba convocado, ayer el santafesino se quejó a través de los medios de su provincia y dijo haber pedido muchas reuniones con Cristina que no tuvieron respuesta.
La propuesta de Jaque, basada en un proyecto de ley presentado en el Congreso cuando era legislador nacional, incluye un cambio radical en la coparticipación primaria y en la secundaria. Tanto es así que no sólo quiere echar mano al complicado laberinto de los recursos eliminando todos los impuestos distorsivos, sino que, además, propone índices móviles en la distribución secundaria. Así, aquella provincia con mejores comportamientos fiscales u otros indicadores de eficiencia podría hacer oscilar su índice hacia un mejor desembolso de fondos nacionales en el mediano plazo. Esto premiaría la eficiencia y cambiaría el modelo de solidaridad que reina hoy y que sólo beneficia a las provincias pequeñas, como San Juan o San Luis.
Pero Jaque no sólo presentará su proyecto, que incluye la eliminación de tributos distorsivos, el incremento de Ganancias y el IVA sobre los que más tienen, ya que también lleva bajo el brazo una proyección de los recursos perdidos en los últimos años.
Según el informe que el gobernador presentará a la presidenta, y que comprende el período 1993-2009, Mendoza dejó de recibir 7.100 millones de pesos de la Nación a raíz de los cambios realizados en los pactos fiscales firmados por Rodolfo Gabrielli en 1992 y 1994 y Roberto Iglesias en el 2002. La proyección se trata de un as bajo la manga, porque en la Nación ya han retrucado varias veces a los gobernadores que se quejaron en público por las deudas que mantienen las provincias con la caja oficial.
Además, Cristina Kirchner no ha autorizado aún los desembolsos del Programa de Asistencia Financiera (PAF), por lo que Mendoza se esperanza con recibir al menos 420 millones de pesos. Y es precisamente este punto lo que hace sospechar a algunos mandatarios que la coparticipación será sólo uno de los debates, porque el tema central es conseguir el apoyo para traccionar contra la distribución del Impuesto al Cheque, que esta semana se trata en el Congreso.fugaz. La visita del gobernador será corta. Mañana llega el ministro de Infraestructura, Julio de Vido, a la provincia, para participar en el Foro del Agua que se realizará en el auditorio Bustelo. Por eso, Jaque, quien viaja con su secretario y coordinador de prensa, tiene pasaje para las 20 de hoy con opción a cambio para mañana.
Así, el malargüino, que ya intentó modificar la distribución de recursos en otras oportunidades, se jugará una nueva ficha, en otro intento por conseguir el anhelado desahogo financiero

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here