Jorge y Mauricio Macri, Gabriela Michetti y Orly Terranova, caminan el jueves pasado por la peatonal mendocina.“¡Es para Orly que lo mira por TV!”, cantaban en el bunker de la UCR que se quedó con cuatro de las seis bancas de concejales en juego, en la capital de Mendoza. El gran derrotado fue el corredor de rally, Orly Terranova, hijo de los cuestionados empresarios del mobiliario urbano porteño y candidato del PRO. Pese al apoyo personal de Macri terminó cuarto. Otro notable fracaso de “la nueva política”.

Seguramente anoche Mauricio Macri comenzó a revisar las ideas de algunos de sus asesores políticos, particularmente aquellos que insisten en ningunear al PJ para explorar una hasta ahora muy poco exitosa “tercera vía”, a través del impulso de figuras ajenas a la política tradicional que compitan con la sigla PRO.

Es bastante evidente que en su gran mayoría el interior del país sigue siendo bipartidista –con algunas expresiones de partidos provinciales- y en todo caso, lo que si sirve para el PRO en la ciudad de Buenos Aires, es un pésimo negocio en el interior del país.

Pero en este caso, los asesores de Macri lo expusieron inútilmente por dos lugares complicados. Primero, lo más grave: apoyó al hijo de un concesionario del gobierno porteño que está procesado y camino al juicio oral acusado de presentar documentación falsa para ganar la licitación del mobiliario urbano. Un mínimo de sentido común indicaba la inconveniencia de la apuesta.

En segundo lugar el resultado de aer –Orly Terranova quedó cuarto, detrás de la UCR, el Partido Demócrata y el Partido Socialista- revela que fue un gesto de enorme irresponsabilidad de los estrategas del PRO, jugar en el cierre de campaña de un candidato a concejal de Mendoza a sus dos principales figuras nacionales: Mauricio Macri y Gabriela Michetti recorrieron junto a Orly el jueves pasado, la peatonal de la capital mendocina, con gran despliegue mediático.

Una mínima organización electoral debería haber anticipado el resultado y evitado el viaje de los máximos líderes el PRO, que reciben así un castigo innecesario justo cuando la tensión con su socio Francisco de Narváez toca uno de sus picos. Es notable la diferencia entre un De Narváez reuniéndose con líderes del interior consolidados como Alberto Rodríguez Saá, Carlos Reutemann, Jorge Busti y hasta el radical Gerardo Zamora, frente a esta apuesta minimalista del PRO.

En gran medida los respomsables de la apuesta fallida fueron Jorge Macri y César Torres -un ex concejal peronista-, quienes hace tres meses llevaron a Mendoza para romper el acuerdo celebrado con el Partido Demócrata (PD) en el 2009.

Jorge Macri y Torres exigieron a sus ex socios el primer lugar en la lista de concejales para Orly Terranova, pese a un acuerdo escrito que había celebrado el PRO con el PD y que contenía los nombres de la lista con la que finalmente compitió esta fuerza que terminó segunda.

«Además de incumplir los acuerdos, gastaron una fortuna increíble en la campaña de Orly Terranova y quisieron pasar por arriba de la historia de un partido como el demócrata, hoy le demostramos que Mendoza dejó de ser amarilla y volvió a ser azul (en referencia a los colores del PRO y el PD)», afirmó José María Videla Sanz, vicepresidente del PD.

Los resultados

La elección de concejales de Mendoza también representó un duro golpe a Julio Cobos, ya que el intendente local Víctor Fayad, confeccionó la lista de la UCR excluyendo deliberadamente a todo representante del vicepresidente. Esto no pareció incomodar al electorado mendocino que lo premió con 40,53% de los votos, quedándose así el radicalismo con cuatro de las seis bancas en juego.

Así, se convierten en nuevos concejales de Capital Rodolfo Suárez, Esperanza Piru Farías, Juan Carlos Membrives y José Horacio Migliozzi.

En segundo lugar quedó el Partido Demócrata (entraría Guillermo Mosso) con el 12,34% que ocuparía la quinta banca disponible. El Partido Socialista con 10,27% (cuya cabeza de lista es Alberto Montbrun) se quedaría con la sexta banca. Mientras que el PRO con apenas un 9,44% de los votos, estaría dejando afuera del Concejo a Orly Terranova.

El otro gran derrotado fue el PJ con apenas el 8,74%, pero se sabe que la capital mendocina no es muy afecta a esa fuerza.

En el comité radical de calle Alem los cantitos se concentraron en la figura de Orly Terranova. Es que la familia de este –por ahora frustrado proyecto de político- desplegó todo su poderío económico y mediático para imponer su candidatura, lo que generó el recelo de las otras fuerzas políticas.

Es que los Terranova también tienen el mobiliario urbano en la capital mendocina y poseen algunos medios como el portal MDZ Online, que anoche tenía en su tapa una investigación sobre el «clientelismo» del radicalismo mendocino. De allí que los militantes radicales cantaban esta noche eufóricos: “¡Y ya lo ve, y ya lo ve, es para Orly que lo mira por TV!”, rodeados de Fayad y otras figuras del radicalismo mendocino enfrentadas a Cobos, como el ex gobernador Roberto Iglesias.

1 Comentario

  1. me da risa como, aluyendo a que la capital no es adepta al PJ, tratan de ningunear la derrota….me parece q fue mas afectado el PJ q el mismisimo Orly y Cobos…
    Basta de periodismo parcial che…publiquen los resultados y que la gente saque sus propias conclusiones

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here