«No toleraremos el cierre del estrecho de Ormuz». De esta forma EE UU ha respondido a las amenazas de Irán de bloquear esta vía marítima, uno de los puntos más estratégicos del planeta, que comunica el golfo Pérsico con el océano Indico y por donde pasa un tercio del petróleo que se consume en el mundo.

 

«El flujo libre de bienes y servicios a través del estrecho de Ormuz es vital para la prosperidad regional y global», ha dicho un portavoz de la V Flota estadounidense, basada en Bahréin, en el golfo Pérsico. «Cualquiera que amenace con interrumpir la libre navegación en un estrecho internacional está claramente fuera de la comunidad de naciones», ha agregado a la agencia Reuters.

 

Las declaraciones son en respuesta a las amenazas del vicepresidente iraní, Mohammad Reza Rahimi, que dijo ayer que si sus exportaciones de petróleo son sancionadas nuevamente, cerrarán el estratégico estrecho. Hoy, el jefe de la Armada iraní Habibollah Sayyari ha echado leña al fuego de declaraciones y ha dicho que cerrar el Golfo a los barcos petroleros será «más fácil que beber un vaso de agua». En comentarios a la cadena iraní Press TV, Sayyari ha agregado que actualmente «no necesitamos cerrarlo porque tenemos el control del mar de Omán y podemos controlar el tránsito». La Armada iraní lleva a cabo desde hace 10 días una serie de ejercicios navales en el estrecho.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here