¿Sabías que el 65 por ciento de las infidelidades en Europa son descubiertas espiando los mensajes telefónicos de la pareja (SMS)?. Sí, los móviles o celulares se han convertido en un arma de espionaje entre novios y cónyugues, y aunque no es algo nuevo, llama la atención que cada vez son más las personas que utilizan los celulares para fisgonear los SMS de su media naranja.

Los resultados suelen traer consecuencias dolorosas, pues generalmente terminan en fuertes discusiones, malentendidos y hasta en rupturas definitivas.

Espiar a la pareja es algo que se ha hecho de una u otra forma desde siempre, pues ante la sospecha de infidelidad, las parejas se han dado a la tarea de revisar la cartera o billetera de su compañero de fórmula, revisar su ropa, sus bolsillos, etc., buscando cualquier evidencia que compruebe si “les están poniendo los cuernos”.

Sin embargo, con el avance tecnológico, el espionaje se ha vuelto más sofisticado, pues hoy en día encontramos software para espiar teléfonos como el llamado Spyware para teléfonos con tecnología bluetooth y sistema operativo Windows Mobile o Symbian, artículos que pueden adquirirse fácilmente en sitios como ebay.

El incremento de personas que espían los SMS de sus parejas, ha llamado la atención de investigadores, por lo que a la fecha se han realizado varios estudios y sondeos, para conocer a qué punto ha llegado ésta práctica.

De acuerdo a una investigación realizada por la empresa PhoneHouse, publicada a finales de 2007, el 45,5% de los usuarios españoles de telefonía móvil espiaban los mensajes SMS de su pareja. Los más desconfiados fueron los hombres (46,3%) y las mujeres lo hicieron en un (44,8%).

Un sondeo más reciente, realizado por el proveedor de servicios de telecomunicaciones Virgin Mobile Australia, reveló que uno de cada tres usuarios de móvil llevan a cabo esta práctica y que eran las mujeres las que más tendían a hurgar en secreto el teléfono de su pareja, mientras que un 73 por ciento dijo haber descubierto cosas que jamás hubiese deseado haber visto.

De acuerdo a este sondeo australiano, un 60 por ciento espiaban los mensajes de texto (SMS) mientras sus parejas estaban en la ducha y un 41 por ciento lo hacían cuando se encontraban en la misma habitación. Mientras tanto, un 10 por ciento dijo haber dado por finalizada su relación, tras revisar los SMS de su pareja.

Este tipo de “espionaje amoroso” ha llegado hasta manos de la justicia, que ha tenido que intervenir en algunos casos, como el de un joven que fue condenado a cuatro meses de cárcel por leer los mensajes de su novia y reenviárselos a sí mismo a su móvil. El joven fue acusado de violación de intimidad por un juez de Prachatice, al sur de Bohemia en República Checa.

Si tu eres de las personas que espían los SMS de tu novio o cónyugue, debes saber que estás jugando con fuego y que probablemente te enfrentes a situaciones dolorosas. Lo mejor sería que si sospechas que tu pareja te está siendo infiel, hables con ella, antes de que caigas en un círculo vicioso y acabes convertida en una “espía paranoica”. ¡Piénsalo!

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here