La cifra de víctimas fatales por tormentas y vientos fuertes sigue en ascenso en el sur del país. Cientos de miles de hogares en la región se quedaron sin electricidad y en varias regiones se decretó el estado de emergencia. Alabama, Misisipi y Georgia, los más afectados.

Al menos 173 personas murieron por las tormentas y tornados que azotan el sur de Estados Unidos. Las tempestades, que afectaron a cinco estados, destruyeron desde Misisipi a Georgia y devastaron la ciudad de Tuscaloosa, en Alabama.

Mientras iniciaban las tareas de socorro y limpieza, las autoridades informaron de al menos 128 personas muertas en Alabama, 32 en Misisipi, 11 en Georgia, una en Tennessee y otra en Virginia.

Según consigna la agencia DPA, citando a la cadena CNN y a las autoridades regionales el estado más afectado fue Alabama, donde además de los muertos hay centenares de heridos y miles de personas desaparecidas.

El presidente Barack Obama ordenó la entrega inmediata de ayuda para este estado, incluyendo el envío de equipos de rescate y búsqueda.

Un meteorólogo televisivo dijo que en la ciudad de Tuscaloosa (Alabama) desaparecieron de un momento a otro varios edificios y se desconoce la suerte que hayan corrido sus habitantes. Decenas de calles de la ciudad están inundadas. El especialista informó que durante la noche hubo al menos 138 tornados en Tennessee y Misisipi.

Las fuertes tormentas arrancaron los techos de casas, volcaron automóviles, derribaron postes de la red eléctrica e inundaron ciudades enteras.

La Guardia Nacional movilizó a cientos de miembros para las tareas de rescate en las regiones más afectadas.

En tanto, unas 11 personas ya habían muerto entre el lunes y el martes por las fuertes tormentas en la región.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here