De acuerdo a  un informe de la Consultora Ecolatina, la economía mundial se encuentra nuevamente en una fase de expansión. En 2010 la actividad global no sólo recuperará el terreno perdido por la crisis, sino que además registrará crecimiento respecto del récord alcanzado en 2008.

Según el Fondo Monetario Internacional , el crecimiento del año en curso superará a la tasa promedio anual de los últimos treinta años (+4,3% vs +3,3%, respectivamente).

Esta performance marca que la recuperación toma finalmente la forma de “V”, por lo menos para 2010, pues la incertidumbre en el plano financiero y real todavía condiciona la evolución futura.

De las 182 economías relevadas por el FMI, se observa que nueve de cada diez estarán creciendo en 2010. Sólo 18 países retrocederán este año, que en conjunto explican menos de 4% de la actividad mundial y la mayor parte es explicada por la delicada situación por la que todavía transitan España, Irlanda y Grecia.

Es importante resaltar el aporte que realizarán algunos países al crecimiento. Por ejemplo, China explicará un tercio de la recuperación de 2010, seguido por la contribución de los Estados Unidos (16%), la India (10%) y Brasil (4%).

En este sentido, vuelve a destacarse la performance de las economías emergentes. En conjunto éstas crecerán 6,3% i.a. y serán responsables de 60% del incremento de la actividad mundial. Por su parte, los países desarrollados avanzarán 2,3% i.a. dejando atrás la profunda recesión por la que atravesaron en 2009. En ambos grupos, los países asiáticos serán los que registren las tasas de crecimiento más elevadas.

Particularmente, se espera un crecimiento de 4,8% para los países de América del Sur. Con excepción de Venezuela, todas las economías de la región superarán la recesión del año pasado y se ubicarán por sobre los niveles de actividad alcanzados en 2008.

Como cimiento de la recuperación mundial deben destacarse las acciones de política monetaria y fiscal que fueron implementadas globalmente. La inyección de liquidez y la reducción de las tasas de referencia, así como el aumento del gasto público como contrapeso de la retracción del sector privado, fueron fundamentales para revertir la recesión y aún continúan siendo un pilar clave.

Efectivamente, la activa participación de los gobiernos evitó un colapso mayúsculo, pero los desbalances fiscales y presiones inflacionarias ponen un límite a estas políticas.
Mientras la demanda privada no termine de consolidarse (el desempleo es aún muy elevado) y persistan los riesgos sistémicos en el plano financiero, será necesario reducir gradualmente las políticas expansivas para no abortar la fase de crecimiento.
El repunte argentino

El repunte responde en gran medida a la mejora de la demanda internacional
(China y Brasil en particular) y a la persistencia de tasas de interés bajas en las principales economías del mundo.

En el corto plazo este escenario mundial continuará operando, aunque el plano financiero no estará exento de algunos sobresaltos. Recientemente, los crecientes problemas para el financiamiento de la deuda griega y la denuncia por parte de la SEC a Goldman Sachs por fraude, reavivaron la incertidumbre en los mercados.

En el frente interno la inyección de recursos fiscales a fines de 2009 (asignación universal por hijo y subas a jubilados, entre otros) junto a la mejoría del mercado laboral, permitieron la recomposición del consumo. Vale destacar que el mayor gasto de las familias es uno de los principales pilares de la reactivación local .

Asimismo, gracias a un clima más favorable, el campo volverá a impulsar la actividad agroindustrial, las exportaciones y los recursos fiscales en 2010. De hecho, la cosecha agrícola superará ampliamente a la del año pasado (afectada por la sequía) y la de soja en particular será la mayor de la historia.

Otro sector que está liderando la recuperación es la industria automotriz, producto de la intensa demanda de Brasil y el repunte del mercado interno.
En el 1er. trimestre de año la producción de autos alcanzó los niveles de 2008 y se espera un nuevo récord en 2010 .

Hacia adelante el desafío es convertir la recuperación en “V” en un proceso virtuoso de crecimiento aprovechando las favorables condiciones internacionales. Para ello será clave apuntalar la inversión –pública y privada– ya que permite potenciar la producción local acotando las presiones sobre los precios.

1 Comentario

  1. qué lástima que no es lo que se vive a diario, por ejemplo cuando uno va a comprar comida y la plata no alcanza, cuando cobra y ve que cada vez puede hacer menos, los salarios no tienen esa recuperaciòn

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here