En la nueva campaña de lucha antigranizo, el Gobierno tiene definido el presupuesto que destinará al ciclo 2010-2011. Se han aprobado casi $2 millones para solventar a los peritos evaluadores de daños. $270 mil serán necesarios para pagar sueldos de pilotos y técnicos. En tanto está en curso del proceso licitatorio para comprar cartuchos y bengalas de ioduro de plata, por un valor superior a los U$S 2 millones, rondando el total superaría los 10 millones de pesos.

Estiman que en setiembre, estará el final de los números y se cuenta ya con los aviones disponibles para la siembra de nubes, en los primeros treinta o cuarenta días -según estiman desde el Ejecutivo- operarán sólo 3.  Además, se calcula que, mientras se defina la licitación, habrá material de siembra para trabajar hasta principios de diciembre.

El subsecretario de Programación Económica, Raúl Millán, señaló que la cuarta aeronave, actualmente en mantenimiento en Buenos Aires se entregará en noviembre.

Convenio con la UNCuyo

Mediante un convenio firmado por el ministro de Producción, Raúl Mercau, y José Rodríguez, decano de la Facultad de Ciencias Agrarias (UNCuyo), el Gobierno le encomendó a los profesionales de esa casa de altos estudios hacerse cargo de «la transferencia de de tecnología, investigación y desarrollo de métodos de prevención, defensa y modificación del clima, además de la formación de recursos humanos», lo que incluye a los peritos evaluadores.

Con el fin de solventar los gastos del acuerdo, que rige desde el 1 de agosto pasado y hasta el 31 de julio de 2011, el Ejecutivo le asignó $835.604 para la primera etapa, y $1.129.945 para la segunda. Según explicita el texto, contempla objetivos específicos, como el de «difundir en el sector primario información»sobre contingencias climáticas, además de «apoyar las tareas de auditoría y evaluación del Programa de Supresión del Granizo».

El tercero de ellos apunta a «capacitar y entrenar recursos humanos en la implementación de métodos de prevención y defensa contra fenómenos meteorológicos extremos, como el uso de malla antigranizo, seguro agrícola y prevención de heladas».

Respecto a la licitación para adquirir insumos (el consumo promedio anual está calculado en 10 mil cartuchos y 8 mil bengalas de ioduro de plata por temporada), el subsecretario precisó que al invertir también contemplan los repuestos necesarios para las aeronaves, como por ejemplo, el recambio de piezas del cuarto avión.

Por su parte, el director de Agricultura y Contingencias Climáticas, Raúl Besa, anticipó que «en unos veinte días», se conocerán las ofertas económicas de los proveedores de insumos.

«Con el remanente del año pasado, la compra sería de unos 9 mil cartuchos y 7 mil bengalas. No obstante, ha habido un incremento importante de costos, con lo que claramente supera el presupuesto total del año pasado al menos en un 15% más; hubo incrementos en combustibles, seguros y sueldos, entre otros ítems».

Precisamente, a los costos de insumos se suman los laborales. La masa salarial que representan los 24 pilotos y más de 40 técnicos está cerca de los $300 mil, tras un ajuste, según Besa, de $230 mil

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here