Hace años que los científicos saben que las aves se originaron de los dinosaurios, específicamente de la familia de los celurosaurios, cuyo miembro más famoso es el Tiranosaurio Rex.

Pero aún se sabe poco sobre las formas más primitivas de estos vertebrados.

En esto reside la importancia del Bicentenaria argentino, una nueva especie de celurosaurio que fue presentado al mundo este martes en Buenos Aires.

El Bicentenaria habría vivido en la Patagonia Argentina hace 90 millones de años, en el período Cretácico Superior, unos 25 millones de años antes de la aparición del temido T.Rex.

Hasta ahora no se habían encontrado otros celurosaurios de ese período y por eso los expertos lo consideran uno de los «eslabones perdidos» que podría ayudar a entender la evolución de este dinosaurio.

El Museo Argentino de Ciencias Naturales (MACN) reconstruyó dos ejemplares del Bicentenaria, creados a partir de 130 huesos que fueron hallados en la sureña provincia de Río Negro.

A diferencia de su gigante descendiente, el Bicentenaria era pequeño: el adulto medía entre 2,5 y 3 metros.

El jefe del Laboratorio de Anatomía Comparada del MACN, Fernando Novas, le dijo a BBC Mundo que este hallazgo podría ayudar a los investigadores a entender por qué los celurosaurios cambiaron de tamaño.

Por la forma de los dientes y la presencia de garras, los expertos argentinos dedujeron que el Bicentenario era un dinosaurio cazador.

También creen que esta especie tenía plumas, a pesar de que no se hallaron rastros de plumaje con los restos.

«Sabemos que el Bicentenaria era pariente de otro tipo de celurosaurio que vivió hace 130 millones de años en China. Hace poco se hallaron restos muy bien conservados de las plumas de estos dinosaurios, por lo que asumimos que el Bicentenario también tenía plumas», explicó Novas.

El nombre no fue sólo para conmemorar los dos siglos de independencia argentina, sino también para marcar los 200 años de la creación del MACN.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here