El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, defendió anoche ante los mandatarios del G-20, el club que reúne a los países más ricos del mundo y a las economías emergentes, las reformas estructurales abordadas por su gobierno y, en particular, la reciente reforma del mercado de trabajo y la próxima del sistema de pensiones. En la cena que el primer ministro canadiense ofreció en Toronto a los asistentes a la cumbre de hoy, Zapatero aseguró que la reforma laboral busca reducir la temporalidad y potenciar la flexibilidad interna en las empresas, para que el despido no sea la única alternativa; mientras que la reforma de las pensiones pretende garantizar la sostenibilidad del sistema ante el envejecimiento de la población; ya que en 2050 habrá nueve por cada diez activos, frente a la actual proporción de uno a dos, según indicaron fuentes de Moncloa.

Zapatero, que se ha visto forzado a realizar un drástico recorte del gasto público para evitar que se disparasen los intereses de la deuda, subrayó la necesidad de mantener el equilibrio entre la reducción acelerada del déficit y el impulso al crecimiento, ya que de lo contrario podría malograrse la débil recuperación económica. El presidente de EE UU, Barack Obama, ha pospuesto hasta 2015 el recorte del déficit, con el argumento de que una retirada prematura de los incentivos fiscales podría provocar una recaída en la recesión, mientras que los países europeos, impulsados por Alemania, han reducido este plazo a 2013.

El presidente español también aludió, en una breve intervención de unos diez minutos, a la decisión de la UE de hacer públicos en julio los resultados de las pruebas de resistencia de los bancos, por iniciativa española; y al proceso de reestructuración de las cajas de ahorro, a las que se permitirá en su futura ley contar con accionistas privadas en los consejos de administración.

Zapatero llegó ayer tarde a Toronto acompañado por la vicepresidenta segunda, Elena Salgado, pero no pudo acceder a su hotel porque las autoridades canadienses consideraron que no era suficientemente seguro, ya que se encuentra en el centro de la ciudad, donde se produjeron violentos altercados entre manifestantes y policías tras la manifestación en contra de la cumbre. Está previsto que el jefe del Gobierno aproveche la cita de hoy para entrevistarse con los mandatarios de Rusia, Japón, Turquía, India, Arabia Saudí o Malaui, así como el secretario general de la ONU, Ban-ki Moon. España ha donado 17 millones de euros al programa de salud materno-infantil en el tercer mundo aprobado por los países del G-8 por un montante de 5.000 millones de dólares (poco más de 4.000 millones de euros), según indicaron las mismas fuentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here