Directivos de la mutual judía y familiares de víctimas manifestaron su satisfacción por la decisión del máximo tribunal que convalidó los primeros tramos de la pesquisa del destituido juez Galeano. “Estamos en el camino para que nuestros muertos no mueran dos veces”, dijo el secretario general de la institución, Julio Schlosser.

La Corte Suprema de Justicia tomó la decisión de reabrir la investigación por el atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), lo que permitirá continuar con las pesquisas acerca de la «conexión local».

La resolución del Máximo Tribunal fue tomada con los votos de los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda y Carlos Fayt, puesto que Raúl Zaffaroni no suscribió el fallo, y Carmen Argibay y Enrique Petracchi, se opusieron.

En 90 carillas, la Corte explicó que hizo lugar a la apelación del Ministerio Público Fiscal y de los familiares de las víctimas, contra la decisión del Tribunal Oral en lo Criminal Federal 3 (TOF 3), confirmada por la Cámara de Casación, que había declarado todo el expediente instruido por el ex juez Juan José Galeano.

Esta nulidad incluía la porción de la investigación en la que se investigaba la «conexión local» del atentado; tras el fallo de la Corte, ese aspecto de lo actuado queda en pie.

Los ministros entendieron que el TOF 3 no fundamentó la nulidad de todo lo actuado en instrucción, y por eso rescataron las pruebas recogidas por el ex magistrado antes de la negociación para pagarle a Carlos Telleldín 400 mil dólares a cambio de que involucrara a policías bonaerenses con la voladura de la AMIA.

«Al momento de iniciarse la llamada causa `Brigadas` existía prueba en el expediente relacionada no sólo con Carlos Alberto Telleldín sino también con otros elementos propios de una investigación tan ardua y compleja que, merced a una exégesis absolutamente dogmática, no pudieron ser valorados», sostuvo la Corte.

«Advertida la falta de neutralidad a través de los hechos concretos, no cabe duda de que están afectados los actos llevados a cabo por el magistrado desde entonces. Mas no por ello debe concluirse, prescindiendo de un análisis puntual, que su actividad anterior, necesariamente, deba ser descalificada», agregaron los jueces.

La Corte ordenó también que en el juzgado federal de Rodolfo Canicoba Corral, quien tiene en sus manos la llamada «AMIA residual», se abriera una secretaría especial dedicada a la mutual judía, para la que ya se aportaron los funcionarios necesarios.

(Telam)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here