Boca sigue sumando lesionados

El zaguero Ezequiel Muñoz sufrió la rotura de ligamentos cruzados de la rodilla derecha y estará cinco meses inactivo. Ricardo Noir, por una fractura de peroné, no verá acción por 60 días. El paraguayo Cáceres es duda para el partido del jueves ante Deportivo Táchira por la Libertadores.

El zaguero de Boca Ezequiel Muñoz sufrió la rotura de ligamento cruzado de la rodilla derecha, que le demandará cinco meses de recuperación, según se informó desde el cuerpo médico del conjunto de la ribera.

La grave lesión del juvenil zaguero se suma a la que sufrió ayer Ricardo Noir, quien se fracturó el peroné y estará dos meses inactivo.

La buena noticia de la tarde para la gente del cuerpo técnico de Boca, que encabeza Carlos Ischia, fue que Juan Román Riquelme, después de más de dos semanas, volvió a trotar, aunque es poco probable que pueda estar el jueves en el partido ante Deportivo Táchira, por la Copa Libertadores.

La lesión de Muñoz golpeó a todos en Boca y especialmente al juvenil, de 18 años, quien había sido convocado por Diego Maradona para integrar el seleccionado argentino con futbolistas del ámbito local.

Muñoz será intervenido quirúrgicamente recién la semana que viene, debido a que el médico del plantel de Boca, Jorge Batista, se encuentra fuera del país y será él quien estará al frente de la operación.

El juvenil concurrió hoy al predio de Casa Amarilla y apenas lo vio Ischia se acercó hacia él, lo abrazó y le dijo unas palabras, que después dio a conocer el propio Muñoz.

«El técnico me dijo que esté tranquilo y que haga la rehabilitación de la mejor manera, que todavía soy muy chico y tendría que preocuparme si esto me pasara a los 35, pero hoy tengo sólo 18», comentó Muñoz.

«Es un momento complicado y lo que uno más necesita es estar cerca de la familia. Tengo que estar tranquilo aunque van a a ser días complicados para mí», agregó.

Además de Muñoz y Noir, otro jugador que apareció con molestias fue el paraguayo Julio César Cáceres, quien podría llegar a perderse el partido del jueves que viene.

Dentro de ese panorama, la única buena noticia para Ischia hoy fue que Riquelme volvió a trotar, por primera vez desde que se lesionó. El talentoso enganche sufre un fuerte dolor en la planta del pie derecho, que no le permitió jugar ante Estudiantes, River, Deportivo Cuenca y Rosario Central.

De todos modos, es probable que Riquelme ni siquiera esté en la lista de concentrados para el partido del próximo jueves ante Deportivo Táchira, en La Bombonera, encuentro en el que Boca necesita sumar un empate o perder por dos goles como máximo para clasificar a los octavos de final de la Copa Libertadores.

Otra noticia positiva para el técnico de Boca es que el zaguero Juan Forlín está recuperado de una distensión en el aductor izquierdo y podrá ser titular el jueves que viene.

Es probable que mañana Ischia pare un equipo pensando en el choque de la Copa Libertadores, encuentro en el que volverán todos los titulares.

Si Cáceres no se recupera su lugar en la zaga central lo pueden ocupar Facundo Roncaglia y podría dejar su posición Claudio Morel Rodríguez, pasando Juan Krupoviesa al lateral izquierdo.

La otra duda está en quien será el enganche del equipo, puesto que hoy tiene chances de ocupar Leandro Gracián aunque también se especuló hoy que Damián Díaz podría ser titular.

El probable equipo para el jueves es el siguiente: Roberto Abbondanzieri; Hugo Ibarra, Cáceres o Roncaglia o Krupoviesa, Juan Forlín y Claudio Morel Rodríguez, Fabián Vargas, Sebastián Battaglia y NicoláS Gaitán; Leandro Gracián o Damián Díaz; Rodrigo Palacio y Martín Palermo.

Por otra parte, si Boca se clasifica a los octavos de final de la Copa Libertadores podrá hacer tres modificaciones en la lista de buena fe del certamen continental.

Los candidatos a ingresar son Cristian Chávez, Alvaro González y Gabriel Paletta, quienes reemplazarían a los lesionados José María Calvo, Ezequiel Muñoz y Ricardo Noir.

(Telam)