Sufrió pero, al final de cuentas, hizo un buen negocio. En el choque de ida por la Recopa Sudamericana, Estudiantes cayó por 2-1 frente a Liga en los 2.850 metros de altura de Quito. Por momentos la pasó mal y estuvo cerca de volver a La Plata con una diferencia más abultada. Pero aguantó el envión de los ecuatorianos y ahora definirá la serie en su casa.

El duelo comenzó a puras emociones, sin dar respiros. A los ‘8, Hernán Barcos conectó un centro de Cristian Lara y le dio el primer mazazo a los de Alejandro Sabella. Pero casi sin buscarlo, el Pincha chocó con el empate.

A los ’12, Marcos Rojo aprovechó un descuido defensivo de Liga, encontró la bola en el área luego de un tiro libre y anotó el 1-1. Pero la serenidad le duró muy poco a Estudiantes. Barcos apareció otra vez, sacó un latigazo certero y decretó el 2-1 definitivo a los ’17.

Desde allí, los ecuatorianos dominaron el juego y sólo por César Taborda el León cayó por un gol. Por el trámite del juego y las acciones, los de Sabella se llevaron un resultado decoroso y dejaron la final de la Recopa abierta. La historia, entonces, se resolverá el 8 de septiembre en La Plata. Allí, Estudiantes buscará ampliar su vitrina internacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here