Qué difícil se le hace al poder económico y mediático concentrado hallar la figura que los represente en las urnas en el 2011.

Para las presidenciales del 2011 los amos del stablishment, incluyendo el poder de los monopolios mediáticos deambulan en la búsqueda del candidato que los represente. Para tener una idea sobre quiénes posan la mirada basta con echar un simple vistazo a los “opositores” habituales al gobierno nacional, quienes se arrancan los ojos entre sí por presentar un mejor “cartel” a esos efectos. Es en este sentido, el futuro candidato elegido tendría que tener esa procedencia para ser ungido; pero se les está haciendo muy difícil identificar a alguien que reúna la mínima imagen de “presentabilidad” en estos momentos ante la sociedad argentina.

El Gobierno nacional lleva la agenda política delante de las iniciativas de la oposición. Si es que éstos poseen alguna mínimamente plausible; que en la obsesión por querer desmantelarla chocan entre sí con verdaderas animaladas políticas. Ni siquiera les interesa en lo más mínimo las fuentes de donde procedieron los votos que los llevaron a ocupar cargos parlamentarios; sino, simplemente hacer daño sistemático sobre cualquier iniciativa procedente de la actual administración del Estado. Es así que incluso dañan a las instituciones severamente y atrasan un proceso de real crecimiento en casi todos los aspectos del proyecto nacional en curso. Los “papelones” en el Parlamento siguen abundando, las alianzas políticas con los Dromi y los Bergoglios, las intrigas y serruchadas de piso de “entre casa”, las movidas y malabares circenses montadas a lo Sadous, los proyectos defeccionantes como el 82% móvil a los pasivos, con un desconocimiento total de la dinámica económica en vigencia; la animalada de la modificación de miembros al Consejo de la Magistratura que favorece a las corporaciones y debilita la institución, y un largo etc. de barrabasadas que de a diario vamos viendo.

Como asevera una nota periodística del ex diputado Oscar González en un matutino nacional: “Desconsolados por la razonable evolución socioeconómica del país, desalentados ante un gobierno que retiene la iniciativa política, y algo preocupados por la opacidad de sus precandidatos, los sectores conservadores vienen imaginando una realidad de la que ya vendieron dos versiones. La primera alentó la idea del desgranamiento del entramado político y social que sustenta al Gobierno nacional; y la segunda quiere mostrar la recuperación de un pejotismo opositor que, incapaz de renovarse y presentar nuevas figuras, se limita a protagonizar un amasijo fotográfico que no puede disimular las reyertas por encontradas ambiciones personales”.

Nosotros, como militantes comprometidos con el proyecto nacional y popular que encabeza nuestra Presidenta Cristina debemos fortalecerlo y profundizarlo, acompañarlo y celarlo en defensa; y no permitir que los destructores desde cualquier espacio y oportunismo lo dañen y quiebren el progreso del avance de nuestra Nación que tanto sacrificio y mártires nos hubo costado. Nos golpearon durante toda la historia, hicieron añicos al País en varias oportunidades, ahora decimos BASTA. El BICENTENARIO marca un “se acabó” y ¡Hasta la Victoria final, compañeros!

Fuente: Red Militante en el Proyecto Nacional

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here