El Mundial de fórmula 1 entra en su abanico de carreras decisivo y los distintos equipos aceleran para incorporar en sus monoplazas las últimas evoluciones diseñadas en sus fábricas. En este sentido, había mucha expectación alrededor de las mejoras que Ferrari iba a introducir en los bólidos de Fernando Alonso y Felipe Massa de cara a la carrera que mañana transcurrirá por el puerto de Valencia. El F10 parece otro: luce un alerón delantero rediseñado, los escapes se han recolocado en la zona más baja de la parte trasera y también se ha modificado el suelo del coche, lo mismo que el capó del motor. Con todos estos cambios, el coche ha dado un sustancial paso hacia adelante, pero aún parece estar lejos de los Red Bull y los McLaren.

Este mediodía, Sebastian Vettel y Mark Webber han vuelto a lograr los dos mejores registros en la sesión de clasificación del Gran Premio de Europa, y mañana, por cuarta vez en lo que va de curso, arrancarán el primero y el segundo. Lewis Hamilton encabezará la segunda hilera de coches, justo al lado de Fernando Alonso, que saldrá el cuarto. Michael Schumacher no ha superado el segundo corte y arrancará desde la 15ª posición, justo por delante de Pedro De la Rosa (16º), y de Jaime Alguersuari (17º).

A pesar de la evolución de los bólidos de il cavallino rampante, el margen de mejora de los Red Bull parece no tener límite, es inacabable, por más que el equipo de la bebida isotónica se haya visto obligado a cambiar su hoja de ruta inicial, sobre la marcha, al comprobar que la competencia, sobre todo Ferrari y McLaren, se acercaban a ellos peligrosamente. En un principio no debía introducir en su RB6 el conducto f hasta más adelante pero, finalmente, Vettel y Webber lo llevarán ya mañana, y eso es una señal que demuestra de forma innegable que la escudería de Milton Keynes (Gran Bretaña) ya no va tan sobrada. En Ferrari, por su parte, confían ciegamente en este remozado F10. El ritmo de giro exhibido por Alonso durante los entrenamientos, básicamente con los neumáticos duros, le acerca a los más rápidos, una circunstancia que hasta ahora aún no se había producido.

«La pole sigue estando un poco lejos. Supongo que realizaremos una sola parada, o sea que será crucial realizar una buena salida, parar pronto para tratar de ganar alguna posición, y tirar de estrategia», ha comentado Alonso. «Tenemos un buen ritmo de carrera, creo que seremos competitivos, aunque es verdad que con los neumáticos blandos el coche se mueve un poquito de la parte de atrás», ha reconocido el piloto asturiano. «Será una carrera dura, y sabemos que los Red Bull son un poco débiles en ese aspecto. Intentaremos presionarles para que tengan algún problema y esperemos no tenerlo nosotros», ha zanjado el corredor de Ferrari.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here