En la cena de gala, la Presidenta se acercó a la mesa del Jefe de Gobierno porteño para charlar animádamente. Todos lo detalles.

El hecho ocurrió sorpresivamente y cuando nadie lo esperaba. Fue en la cena de gala de la Casa Rosada, ante la atenta mirada de más de 200 comensales. Ocurrió cuando, haciendo uso de su investidura de anfitriona, la Presidenta Cristina Fernández recorrió mesa por mesa para saludar a los presentes.

Pero cuando llegó a la del Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, se sentó un buen rato y se quedó charlando largamente con quien la había criticado duramente hace unos días. ¿Habrán hablado de la ausencia de Cristina a la velada del Colón? ¿O de los juicios de valor de Macri, calificando de «armada», la causa de las escuchas? Lo cierto es que si había algún resquemor entre ambos, en la Casa Rosada todo pareció quedar en el olvido porque dialogaron amenamente y sin tensiones. Junto a Macri estaba su novia, quien también participó de la charla con la Presidenta.

Previamente, Cristina recibió desde las 17,10 el saludo de los mandatarios extranjeros y del cuerpo diplomático acreditado ante el gobierno argentino.

A continuación, Cristina y sus invitados se dirigieron hasta un pasaje de la Casa Rosada ubicado frente al acceso de Balcarce 50, para dejar inaugurada una muestra pictórica denominada «Galería de los Patriotas Latinoamericanos del Bicentenario».

Los presidentes de la región comenzaron a llegar anoche al país para participar de los festejos.

Los primeros en arribar a Buenos Aires fueron el uruguayo José Mujica, el boliviano Evo Morales y el derrocado presidente de Honduras, Manuel Zelaya, quienes llegaron al aeroparque metropolitano entre la tarde de ayer y esta madrugada.

El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, arribó a la estación aérea militar del Aeroparque pasadas las 16.40 y al hablar ante la prensa dijo que «este Bicentenario nos sorprende con una serie de desafíos a superar» al tiempo que saludó al gobierno argentino «con los mejores deseos del gobierno y el pueblo paraguayo».

Al agradecer por «la generosidad de la Argentina de haber acogido a tantos paraguayos», Lugo sostuvo que «con los mandatarios de los países de América Latina nos sentimos unidos y esperanzados para que con los gobiernos respectivos podamos superar las dificultades que enfrentan nuestros pueblos».

«A todos los países latinoamericanos este Bicentenario nos sorprende con una serie de desafíos que tenemos que ir superando» entre los que enumeró «la integración, la pobreza y el crecimiento económico».

Lugo que fue el último presidente que arribó al país para participar de los festejos centrales del Bicentenario y será recibido esta tarde por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner junto a los demás mandatarios de los países vecinos.

Por la noche, los mandatarios participaron de una cena de honor que ofreció la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en el salón Blanco de la Casa de Gobierno.

Del convite participaron 200 invitados, entre los que se encuentraban -además de los jefes de Estado-, gobernadores provinciales, diputados y senadores- el propio Mauricio Macri y su novia.

Asimismo asistieron a la cena dirigentes políticos, gremiales, empresarios, científicos, intelectuales, periodistas, rectores de universidades, deportistas, artistas y representantes de diferentes cultos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here