La doctora Marcela Soria Martínez denunció que un niño de 23 días y uno prematuro, de 700 gramos, murieron por falta de ambulancias con el equipamiento necesario. Reclamó la presencia de especialistas y más insumos.

Las condiciones del servicio de neonatología son catastróficas, pedimos una solución hace mucho y la falta de respuesta terminó con la vida de dos bebés”, cuenta una doctora pediatra del Hospital Eleazar Herrera Motta de Chilecito, en La Rioja. El 8 de marzo, en ese mismo lugar falleció un bebé de 23 días, seis días después, falleció un prematuro de apenas 700 gramos. Ambos, denunciaron, esperaban la ambulancia.

Por esta causa, y un sinfín de faltas en el centro de salud, la jefa del Servicio de Pediatría, Marcela Soria Martínez decidió renunciar a su cargo y responsabilizó de lo ocurrido al ministro de Salud provincial, Juan Carlos Vergara, al que tildó de “tozudo” y aclaró que “no se disminuye la mortalidad mandando ambulancias especializadas, sino mejorando o jerarquizando uno de los únicos servicios de neonatología, ya que no toda la gente tiene acceso a la Capital”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here