Este es el noveno caso que autoriza la justicia argentina entre familiares no directos.

Lo resolvió el juez de Garantías de La Plata Guillermo Atencio. La mujer, de 26 años, decidió pedir autorización judicial porque su suegro padece una enfermedad renal crónica. La ley de trasplantes no lo permite.

Se autorizó la novena donación de órganos entre dos personas que no son familiares directos. Se trata de Roberto Torti, un hombre de 60 años que padece una enfermedad renal crónica y que recibirá un riñón de su nuera, luego que el juez de garantías de La Plata, Guillermo Atencio,  aprobara el recurso de amparo, informó el diario El Día de La Plata.

La resolución se realizó luego de una audiencia llevada a cabo en los Tribunales Penales de La Plata y contó con la participación del fiscal penal Alvaro Garganta, quien emitió un dictamen favorable.

El doctor Garganta explicó que «sin perjuicio de las facultades de regulación legislativa nacional, dadas las particularidades del caso, especialmente los lazos de solidaridad y afectivo, existente entre el donante y el receptor, corresponde hacer lugar al amparo».

No obstante, la ley de Trasplantes 23.193, en su artículo 15 señala que «sólo estará permitida la ablación de órganos o materiales anatómicos en vida con fines de trasplante sobre una persona capaz mayor de dieciocho (18) años, quien podrá autorizarla únicamente en caso de que el receptor sea su paciente consanguíneo o por adopción hasta el cuarto grado, o su cónyuge, o una persona que, sin ser su cónyuge, conviva con el donante en relación de tipo conyugal no menos antigua de tres (3) años, en forma inmediata, continua e ininterrumpida».

Los protagonistas de este caso tuvieron que presentar un amparo en la Justicia porque su caso no cumplía con la ley, ya que se trata de un hombre que recibirá un trasplante de su nuera.

El doctor Atencio explicó que «el espíritu de la citada ley es poner una barrera infranqueable al tráfico o venta de órganos, pero en este caso, que fue analizado pormenorizadamente con la intervención de profesionales idóneos, se estableció claramente que aquí no hay riesgo de vulnerar los fines que persigue esta norma».

Según le informó el INCUCAI, no es la primera vez que la Justicia excepciona el grado de parentesco para permitir la donación y trasplante de órganos, aunque remarcaron que todos los casos fueron siempre tratados en la justicia. De acuerdo a las cifras proporcionadas por el Instituto Nacional Central Unico Coordinador de Ablacion e Implante, éste sería el noveno caso registrado en el país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here