Dos niños fallecieron en la ciudad de Indianapolis, Estados Unidos, luego de que su madre los encerrara junto a sus tres hermanos en un pequeño armario mientras ella iba a visitar a un amigo durante unas diez horas.

Fdyan Farah, una inmigrante somalí de 28 años, salió de su casa y dejó a sus cinco hijos, de entre 11 meses y siete años de edad, dentro de un mueble de 60 centímetros de ancho y 1,8 metros de alto. Al regresar, Zuhur, una nena de cinco, y Zakariya, un pequeño de tres, estaban muertos.

Farah dijo haber regresado al apartamento cerca de las 04H20 de la tarde, cuando encontró a dos de sus hijos, una de las mellizas y el niño de 3 años, “rígidos”. Los llevó a una habitación, donde las dejó durante cuatro horas antes de que los vecinos, alertados por su conducta y su negativa a dejarlos entrar, llamaron a su tío.

El armario no sólo era pequeño y tenía ropa, además las mujer puso una cama trabando las puertas y se ausentó durante diez horas y media. Cuando encontró a los dos chicos inconscientes los llevó a la planta baja del edificio, pero no trató de reanimarlos.

La mujer dijo a la policía que “no estaba en su sano juicio” cuando pensó en encerrar a los chicos. Ahora enfrenta un juicio por negligencia y maltrato de menores.

Los tres sobrevivientes están en manos de servicios sociales, quienes aseguraron que presentaban un  cuadro de malnutrición. Durante el incidente, el padre de los chicos se encontraba fuera del país.

“Este caso es muy angustiante y muy, muy, triste“, dijo la sargento de policía de Indianápolis, Linda Jackson.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here