Un estudio realizado a 39 familiares del dictador alemán, entre ellos un primo, reveló rastros de un gen que lo emparentaría con los judíos Sefardíes y los Ashkenazis.

Muestras de sangre tomadas a 39 familiares de Adolf Hitler revelaron que el líder nazi podría tener vínculos biológicos con negros y judíos, razas que consideraba “subhumanas”e intentó exterminar durante el holocausto.

Según publicó el diario británico Telegraph, Jean-Paul Mulders, un periodista belga, y el historiador Marc Vermeeren, rastrearon a familiares del dictador, incluyendo a un granjero australiano que era primo del Führer.

Un cromosoma llamado Halplogrupo E1b1b1, difícil de encontrar en los descendientes de europeos del oeste, resulta ser común entre los bereberes, un pueblo oriundo de Marruecos, en África, y de los judíos Ashkenazis y Sefardíes.

“Se podría decir que Hitler estaba emparentado con aquella gente que despreciaba ”, escribió Mulders en la revista belga Knack, donde además destacaron que el estudio se hizo bajo los más estrictos controles de laboratorio.

El Haplogrupo E1b1b1, que se encuentra en aproximadamente el 18 a 20 por ciento de los Ashkenazis y entre 8,6 y 30 por ciento de los Sefardíes, resulta ser el más común entre todos linajes judíos.

“Este resultado es sorprendente”, reconoció Ronny Decorte, especialista en genétiaca de la Universidad Católica de Leuven,

Decorte agregó: “El asunto es fascinante, sobre todo si se tiene en cuenta la visión que los nazis tenían del mundo, donde la raza y la sangre eran lo central. Las preocupaciones de Hitler sobre su descendencia parece que no estaban infundadas: él sabía que no era ario ni ‘puro’”.

Esta no es la primera vez que se sugiere que el Führer tenía ancestros judíos. Su padre, Alois, habría sido hijo ilegítimo de una mujer llamada María Schickelgruber y un muchacho judío de 19 años de apellido Frankenberger.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here