El Teatro Colón reabrió anoche sus puertas, después de tres años y medio de un proceso de restauración, con una función a la que asistieron funcionarios, artistas y personalidades de la cultura, en el marco de las conmemoraciones del Bicentenario de la Revolución de Mayo.

A tres años y medio de su cierre para reacondicionarlo, el Teatro Colón, máximo coliseo argentino, reabrió anoche sus puertas con una gala de danza y ópera que le puso broche a una jornada que se inició con una fiesta callejera intervenida por proyecciones y artistas.

La sala principal del Colón, ámbito reconocido a nivel planetario por el que pasaron artistas de la talla de Enrico Caruso, María Callas, Arturo Toscanini, Antonio Gades, Rudolf Nureyev, Luciano Pavarotti, Maya Plisétskaya, Richard Strauss, Alicia Alonso y Plácido Domingo, por citar sólo a algunos, fue colmada por 2700 invitados para una noche de celebraciones.

El presidente del Uruguay, José Mujica y el vicepresidente de la Nación, Julio Cobos, y artistas de la talla de Julio Bocca, Sergio Renán, Eleonora Cassano y Graciela Borges, se hicieron presentes para la función del regreso.

También transitaron la alfombra roja las animadoras televisivas Mirtha Legrand y Susana Giménez, la modelo Valeria Mazza, el chimentero Jorge Rial y el mediático empresario Ricardo Fort.

Con casi media hora de retraso, el Himno Nacional Argentino ejecutado por los integrantes de la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires volvió a dotar de música a un espacio cerrado -y todavía en obra- desde el 1ero. de noviembre de 2006 cuando se presentó la cantante Mercedes Sosa.

Enseguida, minutos antes de las 21, el espectáculo artístico comenzó a cargo de la formación musical que ejecutó la danza de «Huemac”, compuesta en 1916 por el argentino de origen italiano Pascual de Rogatis.

Con los músicos en el foso y frente a sus atriles, la velada sumó al Ballet Estable del Teatro Colón, dirigido por Lidia Segni, que abordó con brillantez el Tercer Acto de «El lago de los cisnes”, basado en el original de Marius Petisa y con música de Piotr Ilich Tchaikovski a cargo de la Filarmónica porteña bajo la batuta de Javier Logioia Orbe.

El elenco para el segmento de unos 35 minutos estuvo encabezado, entre otros, por Silvina Perillo, Alejandro Parente, Alicia Quadri, Vagram Ambartsoumian, Ricardo Ale, Maricel De Mitri, Edgardo Trabalón, Carla Vincelli, Juan Pablo Ledo, Nadia Muzyca, Federico Fernández, Silvina Vaccarelli, Gerardo Wyss, Miriam Coelho, Adrián López y María Clara Da Silva.

Un intervalo de algo más de una hora permitió preparar el segundo plato fuerte servido a partir del Segundo Acto de «La Bohéme”, con música de Giacomo Puccini y libreto de Luigi Illica y Giuseppe Giacosa Con dirección de escena, diseño de escenografía, vestuario e iluminación de Hugo de Ana, la puesta reunió a tres elencos colonistas: la Orquesta Estable comandada por Stefano Ranzani, el Coro Estable a cargo de Antonio Domenighini y el Coro de Niños dirigido por Valdo Sciammarella.

El relato sobre el par de bohemios (el poeta Rodolfo, por Marius Manea y del pintor Marcello, por Marco Caria) y sus respectivas amantes (Mimí por Virginia Tola y Musetta por Nicole Cabell), sumó voces y actuaciones protagónicas de Omar Carrión (Schaunard), Denis Sedov (Colline), Leonardo Estévez (Alcindoro) y Ricardo Cassinelli (Parpignol).

Este aperitivo que terminó a las 23 con un extendido y clamoroso aplauso sirvió, además, como anuncio de la temporada lírica 2010 que desde el miércoles ofrecerá «La Bohéme” y continuará con la reinaguración del CETC, con un ciclo de conciertos del pianista Horacio Lavandera, luego de que Ricardo Bartís suspendiera el estreno de su obra «The Box” con críticas hacia el manejo del Teatro con dirección general de Pedro Pablo García Caffi.

Los trabajadores del Colón también sostuvieron sus reclamos hacia el gobierno porteño y los directivos del coliseo y exigieron la aplicación de la medida cautelar que ordenó, hace dos semanas, la reincorporación y asignación de tareas a 138 trabajadores.

«No vamos a interferir la función de hoy y que Macri tenga su fiestita, pero sí vamos a seguir insistiendo para que acate a la justicia”, le dijo a Télam el delegado general José Piazza.

El representante de los trabajadores también comentó que «como el Colón sigue en obra y es un lugar de riesgo, me pregunto cómo habrán conseguido la habilitación para meter (entre público y trabajadores) a unas 4000 personas adentro del Teatro”.

Como prólogo de la función de reapertura, una multitud que se acercó hasta el lugar disfrutó la proyección en 3D, sobre la fachada del Teatro que da la avenida 9 de julio, de un documental histórico-musical de 45 minutos basado en hechos salientes de los 102 años del Colón.

Al mismo tiempo, en un escenario de 80 metros de frente, unos 120 artistas -bailarines, mimos, actores y actrices ataviados con vestuario que no es del Colón sino que fue cedido por el Teatro Argentino de La Plata- jugaron con las imágenes proyectadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here