Si estás participando en un videojuego en línea y alguien de tu propio equipo te dispara, cuenta hasta diez antes de enojarte; es probable que esa persona sea daltónica.

La dificultad de distinguir entre determinados colores afecta a uno de cada 20 hombres y a una de cada 200 mujeres.

Para ellos, si gustan de jugar, algunas partes de los videojuegos se vuelven más difíciles. Por ejemplo, cuando cada equipo se identifica con colores, uno verde, el otro rojo, o cuando indicaciones clave que se dan en pantalla se muestran en colores similares.

Aunque muchos jugadores se ven afectados por este problema, los creadores de software lúdico no lo tienen tan en cuenta.

Pocas de las casas que editan estos productos se preocupan por que no le traigan problemas a los daltónicos.

Graham Hodson, un amante de los videojuegos británico, estaba tan cansado de que en Call of Duty Modern Warfare 2 se usaran el rojo y el verde que él y su mujer comenzaron una campaña para que el producto fuera modificado y pudiera ser utilizado por personas con problemas para identificar los colores.

El videojuego, desarrollado por la compañía Infinity Ward (parte del gigante de la industria Activision) fue uno de los más vendidos en 2009 y es considerado por los críticos como uno de los mejores juegos jamás creados.

En modo «multijugador», los compañeros de equipo aparecen etiquetados con un nombre en color verde sobre su avatar, mientras que el grupo enemigo lleva etiquetas rojas.

Hodson no podía jugar en línea con comodidad, porque le era muy difícil distinguir rápidamente quiénes eran sus compañeros.

«A la velocidad a la que se juega, uno no puede tomarse ese segundo de más», dijo.

«Lo otro sería que le dispare a todo, haciendo que el enemigo detecte nuestra posición; además, no creo que a los compañeros les cause ninguna gracia».

Como las nueces

Jagdeep Lall, estudiante de sistemas de la información en Londres, hizo un seguimiento de jugadores daltónicos mientras usaban una variedad de videojuegos. Entre ellos Formula 1 2010, de Codemasters.

Lall descubrió que las marcas en la carretera que indicaban cuándo frenar y cuándo acelerar eran prácticamente inservibles para las personas con dificultades para distinguir colores.

«Hay una línea durante la carrera que comienza roja -para pisar el freno- y cambia a verde al acercarte a la salida de una curva. (En el estudio) los jugadores no estaban seguros de si había cambiado, así que esperaban un poco más», explicó.

Kathryn Albany-Ward, fundadora de la asociación británica Colour Blind Awareness (Concientización sobre el Daltonismo), dijo que este tipo de ejemplos se dan con frecuencia no sólo en los videojuegos, sino también en otros ámbitos de la vida.

Su hijo, daltónico, tiene problemas para montar las piezas del Lego Indiana Jones, por ejemplo.

Ella cree que las compañías de juegos deberían hacer más para que sus productos puedan ser usados con comodidad por personas con daltonismo y que, en los casos en los que hay funciones dependientes de los colores, debería haber una advertencia en las cajas.

«Es como la etiqueta que dice que un alimento contiene restos de nueces -que pueden producir alergia-, así uno puede saber si está malgastando o no el dinero», afirmó Albany-Ward.

Lall coincidió: «Creo que debería volverse un estándar de la industria».

«Es una vergüenza que alguien gaste más de 20 dólares en un juego que no sabe que le va a traer tantos problemas. Ni siquiera es algo que se disfruta».

«No es tan difícil»

Para David Vonderhaar, programador de Treyarch (también parte de Activision), sugiere algo distinto.

«Hay que tener un buen diseño que permita que el juego tenga diversas claves visuales, de forma que los jugadores daltónicos no se sientan desplazados. Realmente, no es tan difícil», aseguró.

Treyarch ha desarrollado el juego Call of Duty Black Ops, que tiene una función en el menú que permite cambiar colores clave por versiones de alto contraste, más fáciles de diferenciar.

El equipo de Vonderhaar también a incorporado otros elementos para que jugar sea más fácil.

«Se trata de combinar claves visuales. Tiene que ser una mezcla de la forma de los personajes, los uniformes, las etiquetas con los nombres sobre las cabezas de los avatares. Todas estas cosas hacen una gran diferencia», explicó el programador.

Lo que le permite a su equipo tener tan presente el problema de los colores es una distintiva innovación en su proceso de desarrollo.

«Nuestro responsable de pruebas es daltónico», contó.

«Lo que hacemos es esperar a ver si se pone de mal humor; si no, es que estamos yendo por el camino correcto. Para nosotros es así de fácil».

Pero Activision no tiene una política global sobre funcionalidades para daltónicos en sus juegos. Lo que sucede es que las versiones de Treyarch las incorporan, pero las de Infinity Ward no.

Oportunidades perdidas

El trabajo de Treyarch cae bien entre los jugadores, pero eso no significa que otras compañías sigan su camino, porque dicen que no es tan fácil como aplicar un cambio de color.

En una declaración de prensa, Nintendo le dijo a la BBC que sus programadores tratan de hacer los juegos tan fáciles de utilizar por cualquiera como sea factible, pero que «no es posible satisfacer las necesidades del 100% de los jugadores todo el tiempo».

Guerrilla Games, creador de la serie Killzone -juego que tampoco le resulta muy práctico a Graham Hodson-, dijo que intentará solucionar el problema en futuras ediciones y actualizaciones.

«Cambiar el color para que funcione para una persona no significa que eso resuelve el problema para otras», explicó David Willson, portavoz de la empresa dueña de Guerrilla Games, Sony Computer Entertainment Europe.

«Lo que van a ver en Killzone 3 es que subrayamos a todos los individuos y objetos enemigos. Esto sucederá el próximo mes, posiblemente».

«Para hacer esto hubo que escribir nuevas líneas de código y hacer pruebas (con daltónicos). También debimos asegurarnos de que estas líneas no fueran tan obvias que terminaran dando una ventaja a los jugadores no daltónicos», agregó Wilson.

Albany-Ward, de Colour Blind Awareness, opinó que la solución más sencilla es mejorar el nivel de conciencia sobre el tema y que las compañías incorporen a jugadores daltónicos en su proceso de producción.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here