El ministro de Interior, Florencio Randazzo, sostuvo este martes (24/01) que «el que renuncia a un lugar es para irse y no para quedarse», en obvia referencia a la dimisión del secretario general de la CGT, Hugo Moyano, a sus cargos en el Partido Justicialista. Dimisión que fue anunciada pero nunca concretada. Y el Gobierno, en plena guerra con los Moyano, ahora presiona.

 

«Yo soy de los que piensan que cuando uno presenta la renuncia a un lugar es para irse y no para quedarse», dijo Randazzo a la prensa en San Juan, al inaugurar un centro de documentación rápida en la capital de esta provincia.

 

Cabe recordar que el 15 de diciembre último, en un acto en Huracán por el día del Camionero, Moyano renunció a la presidencia del PJ bonaerense y a la vicepresidencia partidaria a nivel nacional.

 

Ayer, el jefe de gabinete de la Provincia de Buenos Aires, Alberto Pérez, se reunió con el líder de la CGT y dijo, tras el encuentro, que el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, le pidió vía telefónica al camionero que no abandone los cargos en el PJ bonaerense (ver nota relacionada).

 

«Deben primar los criterios de unidad», dijo Pérez al explicar la decisión de Scioli.

 

En otro mensaje directo a Moyano, Randazzo hizo hincapié esta tarde en que «éste es el Gobierno que más ha hecho por los que trabajan» y consideró que los dirigentes sindicales «no deberían tener ningún tipo de problemas» con la Casa Rosada.

 

Estas palabras suenan fuerte luego de los cruces que este mediodía protagonizaron el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y el secretario adjunto de Camioneros, Pablo Moyano, en medio de la protesta en Puerto Madero por el despido de 200 trabajadores de una empresa de correo que presta servicio a Camuzzi Gas del Sur.

 

Tomada, calificó como «un apriete» la protesta de los camioneros. Y Pablo Moyano salió a responderle, asegurando que si el Gobierno nacional no soluciona el conflicto gremial con la empresa Camuzzi Gas del Sur el próximo viernes habrá una «gran movilización al Ministerio de Trabajo y después a la Plaza de Mayo».

 

Además, el hijo del titular de la CGT le exigió al titular de la cartera laboral que «ponga la cara a favor de los trabajadores».

 

«Esto es un apriete: trasladar un conflicto a Buenos Aires cuando nosotros venimos planteando el diálogo», se quejó más temprano Tomada, quien negó que haya habido despidos, recordó que hay una conciliación obligatoria y que mañana hay una reunión con el gremio y la compañía.

 

El ministro afirmó que la protesta del sindicato liderado por Pablo Moyano es para «perturbar, jorobar y marcar la cancha».

 

Por su parte, Moyano (h) sostuvo que pese a que «muchos en el Gobierno lo están negando», se está implementando una «política de ajuste». Además, acusó a la administración nacional de no actuar rápidamente en los conflictos sindicales y reiteró que «no hay diálogo» con la Presidente.

 

 

Más temprano, el secretario general del Sindicato de Peones de Taxis, Omar Viviani, consideró que los dirigentes gremiales y empresariales saben «hasta dónde tensar la cuerda» a la hora de negociar mejoras salariales, en medio de las tensiones que provocan las paritarias que se vienen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here