Autoridades de la municipalidad de Ancasti informaron hoy sobre la desaparición del cauce del río Anquincila, que nace en la cumbre del cerro Ancasti y se orienta hacia el sudeste del cordón montañoso, como producto de la sequía que afecta al departamento del este de Catamarca.

 La situación, que dejó completamente sin agua el lecho del río, ya había motivado la declaración de emergencia hídrica y agropecuaria por parte de la intendencia del lugar en el mes de noviembre y ahora complica la provisión de agua potable para los más de setecientos pobladores de la Villa de Anquincila. 

Habitualmente la zona padece un período anual de ausencia de lluvias que se extiende desde el mes de mayo hasta diciembre, pero desde hace tres años, el período de seca se ha extendido. 

El gobierno provincial, a través de la subsecretaría de Agua y Saneamiento, dispuso el envío de dos camiones cisternas para abastecimiento de agua casa por casa.  Por ahora, el líquido se obtiene del río Los Molinos, que nace en el embalse de Ipizca, cercano a la zona, pero que también muestra una pronunciada bajante con respecto a su cota máxima, la que debería estar completa en esta época del año.

 

 

Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here