Fernando Burlando, abogado de Carolina, afirmó que ella insistió en responsabilizar al cajero del Río Santander por haber realizado «movimientos exagerados» cuando le entregó el dinero.

Carolina Píparo, la mujer embarazada que perdió a su hijo tras ser baleada en una salidera bancaria en La Plata, declaró en los tribunales de La Plata. Ante la fiscal del caso inisistió en que el cajero del banco fue la que la señaló a los ladrones y dijo no estar en condiciones de participar en una rueda de reconocimiento para identificar a sus agresores.

Acompañada por su abogado Fernando Burlando y su hermano Matías, Píparo declaró ante la fiscal penal platense Ana Medina, ya que el fiscal de la causa que investiga la salidera bancaria, Marcelo Romero, se encuentra de licencia.

Píparo llegó a los tribunales poco después de las 15.30 y declaró durante una hora y media. La mujer dijo que no recuerda los rasgos de los hombres que le robaron y la balearon, y los peritos psicólogos y psiquiatras recomendaron que no participe de una rueda de reconocimiento para tratar de reconocer a la persona que le disparó.

Sin embargo, Carlos Carrazone, abogado de Carlos Burgos, el detenido en la causa acusado de haber disparado, anticipó que inisitirá con el pedido de esa prueba para demostrar que su cliente «no estuvo ahí». También señaló que según Píparo el atacante era de tez blanca, lo que no se corresponde con Burgos.

En su declaración, Píparo relató lo que recuerda de la salidera y respondió preguntas del fiscal de los abogados de las partes. Burlando afirmó que la mujer insistió en responsabilizar al cajero del banco Río Santander por haber realizado «movimientos exagerados» cuando le entregó el dinero y que por eso pedirá su detención.

El 29 de julio último, Carolina, entonces embarazada de 39 semanas, fue baleada en La Plata por uno de los dos «motochorros» que la interceptaron cuando llegaba a su casa junto a su madre en la calle 21 y 36 tras retirar 10.000 dólares y 13.000 pesos de la sucursal del Banco Santander Río ubicada en la avenida 7 y 42.

Tras recibir un disparo en la boca, la mujer fue trasladada al Hospital San Roque, de Gonnet, donde se la sometió a una cesárea de urgencia de la que nació Isidro, su pequeño bebé que murió una semana después.

Por el hecho, hay siete hombres detenidos en la causa con prisión preventiva acusados de los delitos de «asociación ilícita en concurso real con robo doblemente calificado por el uso de arma de fuego y por haber sido cometido en poblado y en banda en concurso real con tentativa de homicidio e ideal con homicidio, ambos doblemente calificados por alevosía y el concurso premeditado de dos o más personas», figura en la causa.

Se trata de Luciano López (19), Carlos Moreno (19), Carlos Burgos (18), Juan Manuel Calvimonte (24), Miguel «Pimienta» Silva (42), Carlos Jordán Juárez (45) y Augusto Claramonte (44).

En la causa también están imputadas pero en libertad por el delito de encubrimiento agravado Jennifer López Leguina (19), pareja de Luciano López, y Stella Maris Grizzia (28), concubina de Calvimonte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here