Por: BBC

¿Crisis? ¿Qué crisis? Eso deben estar preguntándose aquellos que tienen la suerte de tener una fortuna superior a US$1 millón.

Y es que según un informe publicado este miércoles, el número de millonarios en el mundo y la riqueza que estos acumulan aumentaron en 2010 hasta situarse en niveles no vistos desde el inicio de la crisis financiera a fines de 2007.

El estudio, elaborado por el banco de inversiones Merrill Lynch y la consultora Capgemini, indica que el número de personas con grandes fortunas -aquellos con unos activos financieros de al menos US$1 millón al margen de la vivienda y los consumibles- aumentó un 8,3% hasta los 10,9 millones de personas, mientras la riqueza que estos acumulan subió un 9,7%, hasta situarse en la nada despreciable suma de US$42,7 billones.

Dentro de ese selecto grupo, el pasado año también aumentó un 10,2% el número de personas con fortunas de más de US$30 millones, con un incremento de su riqueza del 11,5%.

«Con el inicio de la crisis en 2007, aquellos con grandes fortunas sufrieron un impacto significativo, pero en los dos últimos años se han recuperado», le explicó a BBC Mundo William Sullivan, analista de la firma Capgemini en Nueva York.

Según Sullivan, «el hecho de que hayan visto aumentar sus fortunas de nuevo es fruto de una combinación de factores».

«El pasado año los mercados de valores tuvieron un buen comportamiento en general, hubo un gran incremento en el precio de las materias primas y un crecimiento general de la economía», señala el experto.

«Así que aquellos con grandes patrimonios supieron aprovechar de ese crecimiento económico. Fueron capaces de identificar donde se encontraban las oportunidades y por eso les fue bien en el último año».

Pero ¿cómo han hecho los millonarios para incrementar sus patrimonios mientras gran parte de la población mundial sigue experimentando los efectos de la crisis económica global?

Según el estudio de Merrill Lynch-Capgemini, a fines de 2010 el 33% de la riqueza de las personas con grandes fortunas estaba invertida en renta variable, mientras que la parte invertida en renta fija se situó en el 29%.

Además, prefirieron apostar por las materias primas -que supusieron el 22% del total de inversiones alternativas en 2010- y por los mercados emergentes, en los que en los 11 primeros meses de 2010 los inversores realizaron aportaciones récord.

En la región de Asia-Pacífico, excluyendo a Japón, también invirtieron con fuerza en el mercado inmobiliario, que acaparó un 31% de las inversiones, comparado con el 19% a nivel global.

En cuanto a las llamadas «inversiones emocionales» -compras realizadas por su atractivo estético y emocional, así como por su potencial revalorización- autos de lujo, barcos o aviones siguen siendo lo más deseado por los millonarios.

Las adquisiciones de estos artículos representaron el 29% de las inversiones emocionales.

Otros sectores importantes fueron las obras de arte (22%); las joyas, piedras preciosas y relojes (22%); vinos, antigüedades, monedas y otros coleccionables (15%) y los deportes. (8%).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here