Daniel Lorenzo-Carlos Díaz. Enviados especiales. Argentina debió pasar una prueba de carácter frente a los esforzadísimos griegos que sólo plantearon el partido para perder por poco, cosa que lograron. Paciencia enorme, rotación, toque, desmarque frente a un rival que se propuso como único objetivo destruir el juego del equipo de Maradona.

Demichelis consiguió su propia reivindicación con un remate que por poco le arranca la cabeza a Tzorvas, cuando faltaban tan solo 13 minutos para terminar el partido.

Otto Rehhagel le hizo marca personal a Messi. Allí estuvo jugando a no jugar ni dejar jugar el fiero Papastathopoulos, aunque “Lio” se le escabulló muchas más veces de las deseadas, aunque sin poder marcar.

Destrozó el palo en una oportunidad y su remate tras una exquisita combinación con Di María, le permitió al “Loco” Martín hacer un gol en el Mundial.

Después que metió ese derechazo a 3 minutos del final no sabía si gritarlo solo, abrazarse con Messi o qué hacer, en definitiva.

Marcado Messi y sin mucha movilidad en el primer tiempo, el trabajo corrió por cuenta de Verón. También hubo un esfuerzo solidario por parte de todo el equipo que respondió, que se va consolidando, que ha ganado con toda autoridad la primera fase de grupos.

No ha dejado dudas la Argentina fue el mejor equipo de la zona, los partidos hay que jugarlos. Y tratándose de un Mundial, ganarlos.

Ahora comienzan los partidos más exigentes y Argentina crece partido a partido para ilusionarse que puede ganar la Copa del Mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here