Un gol de Defoe le dio su primera victoria en el Mundial. El equipo de Capello pasó algunos sofocones, pero mostró la jerarquía de sus hombres. Ahora, espera al ganador del grupo de Alemania. Eslovenia se despidió.

No brilló. Ni siquiera fue abrumadoramente superior a su rival. Pero demostró que está viva. Inglaterra precisaba una victoria ante Eslovenia para pasar de ronda sin depender de nadie. Y la logró porque por momentos afloró la jerarquía de algunas de sus notables individualidades, esas que ayudan a que el mundo entero la vea -la siga viendo- como una de las favoritas en Sudáfrica 2010.

El gol de Jemaine Defoe a los 22 minutos le entregó al equipo de Capello el premio a su persistente búsqueda inicial. El delantero conectó dentro del área un envío desde la derecha de Milner y superó a Handanovic. Antes y después, con la sabiduría del tándem Gerard-Lampard, las proyecciones de Johnson-Cole y las insinuaciones de Rooney (se fue en el segundo tiempo sin anotar, pero buscó siempre), Inglaterra atacó, encontró y siguió buscando.

Eslovenia no fue un rival sencillo. Arrimó peligro a través de remates de Brecko y Novakovic. Su conductor, Birsa, complicó a las espaldas de Barry y de Milner. Pero Inglaterra pegó en la que tuvo y, aun con lagunas, bien pudo aumentar después de una gran pared Gerard-Rooney-Gerard. El remate del volante fue tapado con angustia por el arquero.

No la pasó bien Inglaterra en la parte final. Pudo resolverlo varias veces, pero Rooney estrelló un tiro en el palo y Handanovic le tapó el cabezazo goleador a Terry. Enfrente, Eslovenia también llegó con peligro, pero falló tres veces en la misma jugada.

Tal vez el error de Eslovenia haya estado en no decidirse entre apostar de entrada a un empate que la clasificaba o ir a buscar la victoria desde el comienzo. Inglaterra, en cambio, sabía que precisaba un triunfo que le diera el pasaje a octavos y le permitiera recuperar su mejor imagen. Esa diferencia de determinación fue la clave del desenlace. Esa, y la diferente jerarquía de las individualidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here