Empataba 0-0 ante Argelia y se quedaba afuera del Mundial. Pero apareció Donovan a los 46 del segundo tiempo y selló el 1-0 que cambió la historia. Su próximo rival será el segundo del grupo de Alemania.

Salir a la cancha con un 0-0 que te favorece no siempre es lo mejor. Porque, irremediablemente, hace que un equipo se cuide de más y especule, muchas veces, con el resultado. Estados Unidos salió con un empate en cero que lo favorecía, claro que en Port Elizabeth estaba el encuentro entre Inglaterra-Eslovenia que debía, sí o sí, terminar igualado, como mucho en 1-1. Por eso, con el gol de Defoe en el conjunto de Fabio Capello, todo se les comlicó a los norteamericanos, que si bien tuvieron chances de marcar en el primer tiempo, también las tuvo Argelia, su último rival en el cierre del grupo C.

Tal vez, debido a esa tranquilidad inicial, Estados Unidos dejó que Argelia avanzara y a los 4 minutos ya tuviera la primera situación clara en ataque. Fue con un tiro de Djebbour que se estrelló contra el travesaño. Gómez, rápidamente, respondió para los americanos pero el arquero Mbolhi alejó el peligro con una buena volada. A diferencia de los partidos anteriores, Donovan no fue gravitante y se notó porque a Estados Unidos le faltó quien manejara los hilos en una primera mitad en la que el conjunto africano fue el que llevó más peligro al arco rival.

Apenas iniciado el complemento, el técnico Bob Bradley movió el banco y puso a Feilhaber en lugar de Gómez para buscar ataques más punzantes. Sin embargo, con 10 minutos ya marcados en el reloj, ninguno lograba avanzar lo suficiente como para marcar diferencias, con lo que ninguno se clasificaba en Pretoria, ya que los dos que avanzaban a octavos estaban en otra cancha, en otra ciudad.

A los 12, Dempsey tuvo la gran chance de poner en ventaja a Estados Unidos, cuando increíblemente se perdió el gol por partida doble. Es que tras rematar al arco y que la pelota le diera en la cara al arquero argelino, el rebote le quedó al 8 norteamericano, quien en ese segundo intento le dio muy desviado. Parecía que el arco (y la clasificación) se le cerraba al conjunto de Bradley. Si hasta su hijo se lo perdía en un tiro libre que contuvo Mbolhi.

Los minutos corrían y ambos se quedaban afuera. Hasta que cuando en Port Elizabeth, el árbitro del partido entre Inglaterra y Eslovenia -que había comenzado unos minutos antes- ya había pitado el final, en Pretoria llegó el premio para Estados Unidos. Donovan, el jugador más importante de la selección norteamericana, dijo por primera vez «presente» y encaró una contra letal que le dio a Estados Unidos el gol y la clasificación a octavos, como líder del Grupo C, una posición que le permite esquivar a Argentina en un posible cruce de cuartos de final. Su rival aún es desconocido, pues se definirá esta tarde cuando se enfrenten Ghana (1°, con cuatro puntos)-Alemania (2°, con tres puntos) y Serbia (3°, con tres puntos)-Australia (4°, con un punto), por el Grupo D.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here