Un hombre mantuvo cautiva y amenazada con un cuchillo a su ex esposa en una vivienda del partido de Avellaneda, hasta que el grupo Halcón de la Policía bonaerense irrumpió en la casa, detuvo al hombre y liberó sana y salva a la mujer.

Fuentes policiales informaron a Télam que el episodio se inició alrededor de las 9.30, cuando el hombre, identificado como Martín Suárez (34), ingresó en estado de ebriedad a la casa situada en Villegas al 4100 entre Pedernera y El Salvador, en Villa Corina, situada entre las localidades de Villa Domínico y Sarandí.

En ese momento se encontraban presentes su ex mujer, Yanina Botana, los dos hijos de la pareja, de entre 10 y 12 años, y una hermana y la madre de la mujer.

Según relató una vecina que se identificó como Lorena, el hombre tenía aparentemente prohibido acercarse a la vivienda ya que pesa sobre él una orden judicial de exclusión de hogar, debido a antecedentes de violencia contra la mujer.

Sin embargo, Suárez consiguió entrar a la casa, donde comenzó a discutir con su ex esposa y, con un cuchillo en la mano, la amenazó con matarla si no retomaban la relación.

Casi inmediatamente, Suárez permitió a sus hijos que salieran de la casa junto a su tía y abuela, y se atrincheró en la casilla prefabricada en el fondo de la propiedad con su ex mujer como rehén.

Los familiares de Botana corrieron fuera de la vivienda y se dirigieron hasta lo de una vecina, desde donde llamaron al servicio de alerta 911 para relatar lo sucedido.

A raíz del llamado llegaron al lugar efectivos de la comisaría de la zona y, debido a la naturaleza de la situación, personal del grupo Halcón y un negociador.

Según dijo poco después de finalizado el operativo el ministro de Justicia y Seguridad bonaerense, Ricardo Casal, Suárez «manifestaba que su separación le motivó esta crisis y tomó esta decisión».

«Había conflictos que venían acumulándose y esto generó cierto despecho hacia su ex esposa» dijo Casal, quien agregó que la posición de Suárez luego de alrededor de seis horas de negociación era «preocupante» y por eso el grupo Halcón decidió intervenir.

Además, Casal relató que los negociadores observaron cuando conversaban con Suárez que «tenía aparentemente muy buen manejo de arma blanca».

Ante esta apreciación, los negociadores hicieron ingresar a la casa a un amigo de Suárez, padrino de sus hijos, y le hicieron llegar comida y bebida, con la intención de que el hombre se relajara.

Finalmente y siempre según el relato de Casal a los medios, alrededor de las 15 los efectivos del grupo Halcón aprovecharon una distracción del hombre, lanzaron en el interior de la casa al menos dos bombas de estruendo, ingresaron rápidamente, y así consiguieron detenerlo al tiempo que pusieron a salvo a la mujer.

«Ante la imposibilidad de que (Suárez) acceda a algún tipo de negociación, porque su objetivo era retener a su mujer, en un momento de distracción hubo una irrupción donde logró aislarse a la esposa», informó el ministro.

Casal relató que Botana fue trasladada inmediatamente en una ambulancia a un centro asistencial de la zona, aunque se encontraba, «salvo la crisis de nervios, totalmente ilesa».

Con respecto al futuro de Suárez, Casal dijo que «será sometido a un proceso penal» y que suponía que tendrá «una calificación muy grave».

El hombre quedó detenido y fue puesto a disposición de la fiscalía de turno del departamento judicial de Lomas de Zamora, ante la que deberá declarar en las próximas horas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here