Aguer_OK_1b2El religioso aseguró que los argumentos de Macri al no vetar el fallo obedecen «a una cuestión política de primer orden» y agregó que «nadie discrimina a nadie» pero que «‘a eso’ se le llame matrimonio es otra cosa».

El arzobispo de La Plata, Héctor Aguer, advirtió este sábado que al permitir el matrimonio entre dos personas del mismo sexo «se busca la destrucción de la familia» a partir de «un fallo judicial deforme». También calificó como «una solución deforme» la decisión de declarar inconstitucional el impedimento al matrimonio gay y consideró como «un desafortunado pronunciamiento» las palabras de Mauricio Macri, al justificar su decisión de no vetar el fallo.

Aguer llamó a «salvaguardar la realidad natural e institucional del matrimonio» al pronunciarse en contra del fallo emitido por la jueza porteña Gabriela Seijas, que considera inconstitucionales dos artículos del Código Civil que le cerraban la puerta al matrimonio homosexual.

El purpurado opinó que la jueza «ha presentado esa solución jurídica deforme como un triunfo sobre la discriminación» y agregó que «ahora queda claro que la unión civil que ya se había aprobado en la Ciudad de Buenos Aires para personas del mismo sexo era sólo un primer escalón en este avance con el que se quiere llegar a la completa adulteración del orden familiar».

En su programa que se emite por el canal América, Aguer contrarrestó el argumento que señala que hay discriminación contra los homosexuales al no negarles el casamiento, ya que calificó al mismo como «una institución natural» y agregó: «Se pretende alterar la realidad del matrimonio y la familia en función de una ideología».

«Aquí no hay una cuestión de discriminación. Nadie discrimina a nadie. Aquí lo que hay que salvaguardar es la realidad natural e institucional del matrimonio como fuente de la familia, sin la cual no puede haber una sociedad digna del hombre», enfatizó

Aguer también se sumó sus críticas a las palabras de Macri, ya sostenidas por el cardenal Jorge Bergoglio, después que el jefe de Gobierno, al avalar el matrimonio gay, sostuviera que esa posición se basa en «salvaguardar el derecho de cada persona a elegir libremente con quién formar pareja y ser feliz».

El Arzobispo consideró que en la posición de Macri «hay una cuestión política de primer orden» y avaló la calificación de «desubicado pronunciamiento» que mantuvo Bergoglio sobre esos dichos.

«¿Quién le impide a nadie elegir a quien se le ocurra para formar pareja y ser feliz con ella? Pero que a eso se llame matrimonio es otra cosa», le contesto Aguer a Macri y remarcó que «lo que está en juego aquí es la realidad natural del matrimonio, la institución del matrimonio y, por tanto también, la familia, que es una pieza clave en la organización de la sociedad».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here