Igualó 1-1 con tanto de Ramos, tras pase de James, ante Villarreal. Dejó sus primeros puntos en la Liga y no pudo superar la marca de 16 triunfos seguidos pero igual es líder.

i-5MADRID (Paola Núñez, ESPN Digital) –Real Madrid se queda sin récord. El cuadro merengue no pudo pasar del empate 1-1 con el Villarreal en el encuentro disputado este miércoles en el Santiago Bernabéu. La igualada corta la racha del Madrid, que se queda 16 victorias consecutivas en Liga — cuatro en esta campaña.

Sin Casemiro, fuera por lesión, y Modric, no había quien robara en la media. Madrid tenía que ingeniárselas para elaborar jugadas que generalmente iniciaban atrás y que se perdían en la media. Fue el Madrid más tibio que se ha visto en toda la campaña y ni con los ‘tres de arriba’ compartiendo cancha generaba peligro. Llegaba ocasionalmente Marcelo, el único que de tanto en tanto ganaba terreno por su banda y el recurso se les acabó en el momento que el lateral brasileño se vio obligado a abandonar la cancha por lesión.

El de las ideas, el despliegue ofensivo y defensa ordenada, era Villarreal. Con lo que Fran Escribá tenía material para salir a proponer y controlar el partido, y dada la pobre propuesta del Madrid pudo hacerlo con toda la tranquilidad. Era Cheryshev y no Cristiano el que se movía con toda la tranquilidad del mundo por toda la cancha; Jonathan Dos Santos y Manu Trigueros, los que repartían juego con Kovacik y Toni Kroos apenas estorbando en su camino.

Ante tal panorama, resultó poco sorpresivo que el Villarreal se adelantara al final de la primera parte. Que lo hiciera con un tanto de Bruno desde el punto penal producto de una mano en el área de Sergio Ramos por saltar con los brazos en alto para cortar un disparo de Manu Trigueros, sentaba fatal a la grada. No hace ni una semana, ante Espanyol, que el capitán del conjunto merengue se salió con la suya convenciendo al árbitro de que en una jugada similar, el balón le había dado en la cara y no en la mano. Esta vez fue tan evidente que no había como engañar a nadie.

Pero el ‘4’ se redimió pronto. Fue el central quien el enésimo intento merengue en un tiro de esquina pudo poner el 1-1 en el marcador con un cabezazo al cobro de James. Pero hasta ahí llegó la mejoría del Real Madrid; a la precisión en los centros del colombiano.

El cuadro merengue se había ido a las regaderas sin haber realizado un solo tiro a puerta y hasta bien pasada la media hora del segundo tiempo, cuando Lucas Vázquez y Álvaro Morata habían ocupado los lugares de Bale y Benzema, no se vio a un equipo combativo con ganas de llevarse la victoria. Pero por mucho que el gallego se colaba entre la defensa amarilla para centrar y Morata trabajara en alar marca y presionar, Cristiano Ronaldo, que juega por el centro y como segunda punta más seguido que en banda, no alcanzaba a llegar a tiempo al pase, Kroos terminaba reventando los balones en la defense en sus múltiples intentos desde fuera del área.

Ya para cuando los de Zidane se dieron cuenta de que el tiempo se les acababa y con ello el pleno de victorias y se tomaron en serio la misión de hacer daño a Sergio Asenjo. El arquero español se había convertido en un gigante que atajó todo.

Si el partido acabó en tablas fue porque la visita no quiso más. Villarreal, con todo y ese potencial digno de un equipo ‘europeo’, prefirió replegarse para conservar el empate. El Submarino Amarillo que se había propuesto ser el primero en amargarle la fiesta al Madrid arrebatándole los tres puntos se conformó con uno, que igual era ganancia, teniendo en cuenta que mantiene e invicto y se puede jactar de ser el primer equipo que sale vivo del Bernabéu.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here